Joven inicia proyecto para renovar su DACA

La jalisciense llegó a EE.UU. con sus padres cuando tenía 5 años.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Joven inmigrante lucha por renovar el DACA

    Una joven mexicana está demostrando que no existen obstáculos cuando se trata de cumplir ciertas metas, al no tener dinero para renovar su DACA, inició un poroyecto.

    (Publicado martes 9 de julio de 2019)

    Una joven mexicana está demostrando que no existen obstáculos cuando se trata de cumplir ciertas metas. Al no tener dinero para renovar su DACA, inició un proyecto que parece estar dando frutos.

    Jazmín Cabrera, vive en La Puente y dice que su trabajo en una panadería no le da lo suficiente para pagar su renovación de DACA así que puso manos a la obra, literalmente.

    “Yo desperté, vi que tenía 200 retweets”, dijo Jazmín.

    Lo que para Jazmín parecía un simple mensaje de Twitter resultó ser la solución a una gran preocupación financiera.

    “Después me fui al trabajo y tenía 1000 [retweets]”, agregó.

    El mensaje que se ha sido leído y propagado en la redes sociales, explica que Jazmín está trabajando seis días a la semana pero cómo no le alcanza para renovar su DACA, que está a punto de vencer, está vendiendo popotes reusables.

    “Después del tweet, salieron como unas 10 órdenes”, señaló Jazmín.

    Estas manualidades representan para la joven su futuro en este país.

    “Mucha gente me ha mandado muchas cosas bonitas, que le siga y me inspira mucho, querer hacer lo que yo quiero, lo que me gusta”, contó Jazmín.

    Y como el cliente escoge, a Jazmín le llegan todo tipo de peticiones.

    “Tengo uno aquí me preguntaron por las flores, la cara del novio, corazones, y también me preguntan mucho por imágenes de Disney”, dijo Jazmín.

    Jazmín le dijo a Telemundo 52 que una de las populares peticiones es del rapero Bad Bunny.

    Jazmín llegó a Estados Unidos, a los 5 años, de la mano de sus padres originarios de Jalisco, México, que le han enseñado a luchar por sus sueños.

    Ellos están orgullosos y ahora incluso su mamá se ofrece a ayudarle hacer los popotes mientras contribuyen con el medio ambiente.

    “Puedes hacer un producto que es bueno para el planeta y no te sientes culpable”, comentó Jazmín.

    Ante la alta demanda por sus productos, Jazmín tuvo que abrir su propia página de internet para venderlos. Su consejo para otros jóvenes con DACA es que no se den por vencidos y si tienen ideas las pongan en práctica.