El museo de alimentos repugnantes llega a Los Ángeles