El "corrido de Boyle Heights" en peligro del olvido

Expertos afirman que Los Ángeles llegó a tener hasta mil murales.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Borrando el pasado

    El arte plasmado en las paredes en las calles de Boyle Heights se puede quedar en el olvido al ser borrados. Enrique Chiabra reporta desde el este de Los Ángeles. (Publicado martes 30 de julio de 2019)

    Bautizado como el "Corrido de Boyle Heights", ahora se enfrenta al peligro de ser olvidado.

    Expertos afirman que Los Ángeles llegó a tener hasta mil murales, pero el 60 por ciento han desaparecido o han sido destruidos.

    Los murales que adornan las paredes del este de Los Ángeles y Boyle Heights cuentan las historias que representan el movimiento Chicano.

    "Este es un ejemplo del muralismo chicano", cuenta Wayne Alaniz Healy, el muralista responsable por el arte en esta calle. su melodía, aunque no se escucha, palpita en los corazones de los que pasan por la avenida Cesar Chavez.

    Para algunas personas, el acordeon del piporro los transporta hasta la época de oro del Cine Mexicano.

    Pero parece que el tiempo se ha ensañado en borrar los colores y trazos que las manos de Healy pintaron hace 35 años.

    Parece como un epidemia que ataca lo murales en cada rincón del barrio.

    "Me siento agüitado", dice Healy al hablar del daño que han sufrido los murales, "porque la juventud no sabe".

    Raúl González, otro muralista dice que algunos de sus murales también han sido vandalizados y destruidos con graffiti.

    "La gente que los destruye, no los culpo para nada porque son jóvenes que no entienden", dice González.

    Gonzalez trabaja con jóvenes encarcelados y dice que el entiende que están enojados y desquitan su ira de esa manera.

    "Yo culpo a los adultos, que no invertimos en los jóvenes, pa que sepan sacar su aggression de otra manera", dice González. "Si tienen es energía para hacer esa cosas, que la usen para cambiar el mundo".

    Si estas obras de arte continúan desapareciendo, el legado para las futuras generaciones también podría desvanecerse.

    "Que el público vea el mural, y vea sus rostros propios, y que sea orgulloso, es suyo, protegelos", dice Healy.