Creyeron haber logrado el robo perfecto