Caso de la familia Turpin

Caso de la familia Turpin

"Dejaban pasteles en la mesa, pero solo los podían ver"

Los niños solo se podían bañar una vez al año, y comían muy poco durante el día.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Acusados de torturar a niños se presentan en corte

    El matrimonio Turpin enfrentó hoy por primera vez un juez luego de que se encontró a su 13 hijos viviendo en condiciones deplorables dentro de su casa. Durante la sesión, se les presentaron los cargos de tortura, privación de libertad y abuso sexual.

    (Publicado jueves 18 de enero de 2018)

    La pareja acusada de tener en cautivo a sus 13 hijos en condiciones inhumanas y encadenados a los muebles enfrentan decenas de delitos, incluyendo tortura, abuso infantil y encarcelamiento falso.

    Los cargos incluyen 12 cargos de tortura, siete cargos de abuso de un adulto dependiente, seis cargos de abuso infantil y 12 cargos de encarcelamiento falso, dijo el fiscal MIke Hestrin.

    David Allen Turpin, 56, y su esposa Louise Anne Turpin, enfrentarán a un juez el jueves en la tarde. Cada uno podría enfrentar de 94 años a cadena perpetua.

    Según la fiscalía tambíen anunció el aumento de fianza a $13 millones por cada uno, David y Louise.

    David Allen Turpin también está acusado de un solo cargo de actos lascivos contra un niño por la fuerza o el miedo.

    Según la fiscalía, la hija de 17 años que logró escaparse, llevaba casi dos años intentando de huir,  y el día que lo logró se llevó a su hermana, pero se regresó a la casa. 

    Según la fiscalía, la hija de 17 años que logró escaparse, llevaba casi dos años intentando huir   y el día que lo logró se llevó a su hermana, pero ésta se regresó a la casa. 

    Hestrin agregó que los niños fueron encadenados, golpeados e incluso estrangulados como una forma de castigo. Se les permitía ducharse solo una vez al año y la alimentación era muy poco durante un día.

    Una forma de tortura era cuando los padres compraban pasteles y los ponían sobre la mesa, pero las víctimas no se los podían comer, solo se les permitía verlos.

    La fiscalía dijo que la víctima de 29 años pesa solo 82 libras.