California aprueba cortes de energía para prevenir más incendios forestales

Las empresas de servicios públicos deberan educar y notificar al público.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    California aprueba cortes de energía para prevenir más incendios forestales

    Reguladores de California aprobaron el jueves permitir que las empresas de servicios públicos corten la electricidad a posiblemente cientos de miles de clientes para evitar incendios forestales catastróficos como el que provocaron las líneas eléctricas el año pasado, que mató a 85 personas y destruyó en gran parte la ciudad de Paradise. 

    La responsabilidad de los servicios públicos puede llegar a miles de millones de dólares, y después de varios años de devastadores incendios forestales, les pidieron a los reguladores que les permitieran desconectar cuando el riesgo de incendio es extremadamente alto. Esto ocurre principalmente durante períodos de vientos excesivos y poca humedad cuando la vegetación se seca y puede incendiarse fácilmente. 

    La Comisión de Servicios Públicos de California (PUC) dio luz verde, pero dijo que las empresas de servicios públicos deben hacer un mejor trabajo educando y notificando al público, en particular a las personas con discapacidades y otras personas vulnerables, y aumentar los esfuerzos preventivos, como limpiar el arbusto e instalar postes resistentes al fuego. 

    Los planes podrían incomodar a cientos de miles de clientes y poner en peligro a algunos que dependen de la electricidad para mantenerlos con vida, como Kallithea Miller, de 56 años. 

    Justin Sullivan/Getty Images

    Aunque vive lejos del peligro de un incendio forestal cerca de un centro comercial en Stockton, al sur de Sacramento, confía en un refrigerador para enfriar su insulina y una máquina para mantener su respiración durante la noche. 

    "Podría morir durante mi sueño", dijo. "Me está asustando mucho". 

    Los cortes preventivos podrían significar apagones de varios días para ciudades tan grandes como San Francisco y San José, advirtió el principal proveedor de energía del norte de California en una reciente presentación ante la comisión de servicios públicos. 

    Pacific Gas & Electric anticipa cortar la energía solo en "un clima de peligro de incendio verdaderamente extremo" al tiempo que reconoce que "hay riesgos de seguridad en ambos lados de este problema", dijo el vicepresidente Aaron Johnson. 

    PG&E inicialmente planeó quitar la energía de las líneas eléctricas en áreas rurales en riesgo, pero desde entonces ha ampliado sus planes para incluir líneas de transmisión de alto voltaje como la que provocó el incendio forestal más letal de la nación en un siglo. El incendio en noviembre pasado mató a 85 personas y destruyó cerca de 15,000 casas en Paradise y sus alrededores. 

    "Sé que esto incomoda a la gente, pero es un pequeño precio por pagar por no tener el tipo de devastación que tuvimos en Paradise", dijo la alcaldesa Jody Jones. “Todos los que conozco en Paradise sabían que PG&E podría cortar el suministro eléctrico. No lo vi como un problema. El problema fue que en realidad no lo apagaron".

    El equipo de servicios públicos ha sido culpado por muchos de los incendios forestales más destructivos y mortales de California en los últimos años. 

    Otras importantes empresas de servicios públicos de California tienen planes similares que los comisionados aprobaron unánimemente el jueves, advirtiendo también que las interrupciones podrían extenderse a las ciudades bajo ciertas condiciones. 

    "Estamos preocupados por eso porque podríamos ver el suministro eléctrico de la gente no por un día o dos, sino potencialmente por una semana", dijo el gobernador Gavin Newsom, quien recientemente pidió a California que gaste $75 millones para ayudar a las comunidades a prepararse. "Esto es vientos fuertes, clima severo, apaga la electricidad para que no se encienda un incendio. Es una buena cosa, a menos que estés impactado". 

    Las tres empresas de servicios públicos propiedad de inversionistas más grandes de California atienden a más de 150,000 clientes que dependen de equipos de soporte vital, muchos de los cuales se consideran de bajos ingresos, dijo el senador estatal Bill Dodd. El demócrata de Napa quiere que los servicios públicos proporcionen electricidad de respaldo o asistencia financiera para que los clientes de alto riesgo puedan comprar generadores o baterías. 

    Los ancianos, las personas con discapacidades y las barreras del idioma, y los residentes más pobres en áreas remotas con transporte o comunicación limitados también están en mayor riesgo. Las redes de telefonía celular pueden fallar, las computadoras y las líneas telefónicas de Internet no funcionan, las señales de tráfico se apagan y puede haber problemas con los sistemas de comunicación, las instalaciones de tratamiento de agua y los servicios de emergencia. 

    Los representantes de servicios públicos dijeron que están haciendo todo lo posible para trabajar con los servicios de emergencia y los grupos comunitarios para advertir a los clientes vulnerables, según lo requiera la Comisión de Servicios Públicos. 

    “Lo que la PUC puede hacer es, básicamente, establecer las expectativas de lo que deben hacer los servicios públicos. A la hora de la verdad, es cómo operan los servicios públicos, particularmente en la notificación”, dijo Mark Toney, director ejecutivo de la Red de Reforma de Servicios Públicos. 

    La opción de desconectar el enchufe no es nueva, aunque los funcionarios estatales esperan que se use con mucha más frecuencia. 

    San Diego Gas & Electric obtuvo el permiso para cortar el suministro eléctrico en condiciones de alto riesgo luego de que su equipo provocó tres grandes incendios en 2007. Los reguladores estatales ampliaron los requisitos de cierre a otras empresas de servicios públicos propiedad de inversionistas el año pasado, después de los incendios devastadores en 2017. 

    Una vez que se apaga la energía, las empresas de servicios públicos deben inspeccionar cada línea a la que se la suspendido la energía antes de restablecerla, un proceso que puede mantener las luces apagadas durante días, incluso después de que mejoren las condiciones. 

    Tanto PG&E como Southern California Edison utilizaron su nueva autoridad el otoño pasado, dejando a muchos residentes y funcionarios locales molestos porque las tiendas, negocios y escuelas tuvieron que cerrar por falta de electricidad. 

    El alcalde de Calistoga, Chris Canning, dijo que su ciudad de 5,200 residentes en el Valle de Napa fue el primero en experimentar un apagón de PG&E, "así que aprendimos de primera mano cómo va eso, no bien". 

    Citó una comunicación deficiente, que los representantes de los servicios públicos dijeron que están trabajando para mejorar, pero elogiaron a PG&E por tratar de mantener el poder improvisado fluyendo hacia áreas clave de la ciudad en el próximo corte. 

    "Están condenados si lo hacen, y condenados si no lo hacen", dijo Canning. "Hay tanto que podemos hacer como ciudad para protegerte. Los residentes individuales tienen que estar preparados". 

    Miller dijo que su plan de respaldo es un gato llamado Mojo que instintivamente le acaricia la cara cada vez que deja de respirar. 

    "Nos pone en una situación peligrosa y una situación estresante", dijo. "Si tienen un apagón que dura cinco días, estoy amolado".