ICE arresta a residente legal mientras tomaba café

La familia afirma que ya contrató a un abogado de inmigración para liberar al padre de familia.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familia exige liberación de residente legal

    Agentes de ICE sorprendieron a una familia de Arleta cuando llegaron el domingo en la mañana y se llevaron a su familiar que era un residente lega

    (Publicado martes 12 de junio de 2018)

    Un padre de familia fue sorprendido por agentes de ICE el domingo por la mañana mientras tomaba café en su casa.

    Según la familia, eran las 6:35 a.m. de la mañana cuando agentes ICE llegaron a la casa de José Luis García, de 62 años, quien estaba en el patio de enfrente de su residencia en Arleta.

    “Había ocho agentes afuera en su carro, su café estaba en el suelo, yo fui corriendo a ver qué estaba pasando”, dijo Natalie García, hija de José.

    La cámara de vigilancia de un vecino captó el momento en que los agentes interrogaron a García, luego lo detuvieron, lo esposaron y procedieron a subirlo a un vehículo, sin dejar que su familia le hablara o se le acercara.

    Según ICE, la orden administrativa se derivó de un caso de violencia doméstica que, asegura la familia, ocurrió en el 2001. María Dolores Valdivia de García, esposa del detenido, afirma que en ese tiempo él no refutó los cargos.

    La familia de García afirma que es residente permanente de Estados Unidos desde hace más de 40 años, y según María, ambos se legalizaron mediante la amnistía.

    María también contó que su esposo trabajaba y dormía en el campo, pero que al llegar a este país se sentía en la gloria porque trabajaba en una fábrica y para Uber.

    A través de un comunicado, ICE dijo que el banco de datos de la agencia identifica a García como un ciudadano mexicano con antecedentes penales previos que lo hacen candidato a la deportación, y que un juez de inmigración determinará si tiene los argumentos legales para permanecer en el país.

    ICE agregó: “Los residentes permanentes convictos por una felonía agravada califican para la deportación, al igual que quienes cometieron un crimen contra la moral a cinco años de haber sido admitidos legalmente en el país”.

    La agencia enfatizó que la última palabra sobre un proceso de deportación la tiene el juez de inmigración que revisará el caso.