Confrontaciones en la frontera de Tijuana-San Diego no son nuevas

En el 2013, alrededor de 100 migrantes recién deportados se abalanzaron contra la frontera.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Enfrentamiento de agentes de CBP y migrantes en San Ysidro

    TIJUANA - Hace cinco años, más de 150 inmigrantes indocumentados se abalanzaron hacia la frontera de los Estados Unidos en San Ysidro. (Publicado martes 27 de noviembre de 2018)

    Hace cinco años, más de 150 inmigrantes indocumentados se abalanzaron hacia la frontera de los Estados Unidos en San Ysidro.

    Algunos arrojaron piedras y botellas; Los agentes fronterizos respondieron en esa ocasión con gas pimienta y gas lacrimógeno.

    Los inmigrantes que se lanzaron al muro fronterizo en noviembre de 2013 tenían un motivo diferente al de los miembros de la caravana que intentaron cruzar el domingo.

    En 2013, muchos de los inmigrantes indocumentados que intentaron cruzar habían sido deportados recientemente de California después de vivir y trabajar durante años en EEUU.

    Roberto Hernández, profesor de Estudios Chicano/Chicana en la Universidad Estatal de San Diego, investigó el incidente de 2013.

    Le dijo en entrevista a nuestra cadena hermana NBC 7 que, al igual que el domingo, había preocupación sobre la seguridad fronteriza y la capacidad de los inmigrantes indocumentados para cruzar las barreras fronterizas.

    Pero Hernández también señaló que "parte de la reacción también fue alarmante [en ambos lados de la frontera] sobre el nivel de reacción por parte de la Aduana y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, porque el gas lacrimógeno de los helicópteros no tuvo precedentes".

    Años antes, en la década de los 80s y 90s, hubo incidentes similares pero mucho menos violentos.

    Grupos de inmigrantes indocumentados se lanzarían hacia la frontera, con la esperanza de abrumar a los oficiales de la Patrulla Fronteriza y así correr hacia el norte y llegar a San Diego.

    Los ataques terroristas del 9/11 también redujeron el tránsito de vehículos y peatones en los cruces de San Ysidro y Otay Mesa así como en otros cruces fronterizos en los Estados Unidos.

    En ese momento, un peatón le dijo a NBC 7 que el tráfico de peatones que esperaba para despejar la aduana de Tijuana en los Estados Unidos era de un cuarto de milla.

    "Tienen detectores de metales, [agentes] están parados [en todas partes] allá abajo, todos te están mirando caminar por el pasillo, todos te están mirando de arriba a abajo".

    El año pasado, la decisión del gobierno mexicano de aumentar dramáticamente los precios del gas en Tijuana también causó interrupciones en ambos lados de la frontera.

    Las protestas por los aumentos de precios se desataron en Tijuana, dijo el profesor David Shirk de la Universidad de San Diego.

    Las autoridades mexicanas respondieron cerrando su lado del cruce fronterizo de Otay Mesa, según Shirk. Las autoridades de los Estados Unidos también cerraron la entrada hacia el sur en San Ysidro varias veces como resultado de las protestas en Tijuana.

    Pero Hernández dijo que los cierres son limitados e invocados como último recurso, porque las personas y las empresas en ambos lados de la frontera sufren importantes retrasos, inconvenientes y dificultades financieras.

    "En todos los niveles de gobierno, excepto en el gobierno federal, hay una comprensión clara de la relación simbiótica que existe a través de la frontera", dijo Hernández.