La mujer más poderosa en Facebook en la cuerda floja

Los cuestionamientos contra la red social se han apilado y su puesto está en peligro.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Investigarán fraudes en procesos de naturalización
    Getty Images
    La ejecutiva de Facebook, Sheryl Sandberg (foto de archivo).

    Durante la última década, Sheryl Sandberg, ha sido la lugarteniente serena y confiable del jefe de Facebook, Mark Zuckerberg, ayudando a la empresa a extenderse por el mundo y cultivando una imagen que intima aspiraciones posteriores.

    Pero ante las críticas crecientes a las prácticas de la empresa o su falta de vigilancia, su imagen cultivada de elocuente líder feminista empieza a agrietarse. Últimamente la gente ya no pregunta si será candidata a senadora o incluso presidenta, sino si debe conservar su puesto en Facebook.

    “Su imagen recibía tantos cuidados como los jardines de Tokio”, dijo Scott Galloway, profesor de marketing en la Universidad de Nueva York. “Y desgraciadamente, un huracán ha arrasado el jardín”.

    Los huracanes en Facebook se han multiplicado en los últimos dos años: noticias falsas, injerencia electoral, mensajes de odio racial, un escándalo por violaciones a la intimidad y una larga lista de etcéteras.

    La respuesta de la empresa -vale decir, de Zuckerberg y Sandberg- ha sido lenta en el mejor de los casos, engañosa y confusa en el peor, como informó el New York Times la semana pasada.

    Ese informe y uno del Wall Street Journal pusieron de relieve la influencia de Sandberg en la empresa, aunque Zuckerberg ha sobrellevado el peso de las críticas y la furia. Hay pedidos de que ambos sean expulsados.

    Pero debido a la estructura de Facebook, despedir a Zuckerberg sería poco menos que imposible. Controla la mayoría de acciones con voto, es el presidente de la empresa y tiene -al menos públicamente- el respaldo del directorio.

    O sea que en esencia debería autodespedirse. Despedir a Sandberg sería la otra opción lógica si se trata de obligar a un jerarca a rendir cuentas.

    Aunque es poco probable, el hecho mismo de que se hable de ello es prueba de la magnitud de los problemas de Facebook.

    Como gerente de operaciones, Sandberg está a cargo de los negocios de la empresa, incluso de la publicidad que constituye la mayor parte de sus ingresos.

    Bajo su mando, una empresa tecnológica en ascenso se convirtió en un negocio global que este año prevé ingresos por $55,000 millones. Solo Google la supera en publicidad digital.