Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Los inmigrantes que ponen nervioso a Trump

Testificaron en las audiencias públicas por el juicio político contra el presidente.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los inmigrantes que ponen nervioso a Trump
    GETTY IMAGES
    Hill, Vindman y Yovanovitch, los tres inmigrantes que testificaron en las audiencias públicos por la investigación de juicio político contra el presidente Trump.

    WASHINGTON, DC — Una es oriunda del noreste de Inglaterra. Otro vino de la antigua Unión Soviética. Una tercera nació en Canadá, hija de una pareja que le escapó a la Unión Soviética y a la Alemania nazi.

    Varios testigos que declararon en la investigación de la Cámara de Representantes que podría desembocar en un juicio político a Donald Trump destacaron sus historias de inmigrantes, compartiendo relatos personales de sus familias en sus declaraciones iniciales.

    Explicaron que sus experiencias como inmigrantes o hijos de inmigrantes fueron lo que los impulsaron a trabajar para el gobierno y tratar de garantizar la seguridad nacional de Estados Unidos.

    Sus historias contrastan con lo que dice presidente, que a menudo presenta a los inmigrantes como una amenaza a la seguridad nacional.

    “Puedo decir que este país me ofreció oportunidades que nunca hubiera tenido en Inglaterra”, expresó la ex funcionaria del Consejo de Seguridad Nacional, Fiona Hill, el jueves.

    Habló en lo que ella misma describió como un “claro acento de la clase obrera” británica que hubiera impedido su progreso profesional en su país natal, pero que “en ningún momento me relegó en Estados Unidos”.

    El martes, el teniente coronel Alexander Vindman, que trabaja con el Consejo de Seguridad Nacional, declaró que su familia se fue de la Unión Soviética cuando él tenía tres años y que él y sus hermanos se sintieron obligados a servir en las fuerzas armadas de Estados Unidos para compensar al país que les había dado refugio y permitido escaparle a un gobierno autoritario.

    “En Rusia, mi decisión de expresar alarma a la cadena de mando por canales oficiales y privados hubiera tenido graves repercusiones personales y profesionales, y ofrecer un testimonio público que involucra al presidente seguramente me hubiera costado la vida”, manifestó en el Congreso.

    Expresó gratitud hacia su padre por su “valiente gesto de esperanza de hace 40 años y por el privilegio de ser un ciudadano y un funcionario público de Estados Unidos, donde puedo vivir libre, sin temor por mi seguridad y la de mi familia”.

    “Papi, estoy aquí en el Capitolio de Estados Unidos, hablando ante nuestros profesionales elegidos. El que hable ante nuestros profesionales elegidos es una prueba de que tomaste la decisión indicada hace 40 años”, manifestó. “No te preocupes. Todo está bien”.

    La suya es una historia parecida a la de Marie Yovanovitch, ex embajadora ante Ucrania, que inmigró a Estados Unidos a los tres años desde Canadá. Su padre había escapado de los soviéticos y su madre pasó su infancia en la Alemania nazi.

    “Sus historias personales, mi historia personal nos hacen muy agradecidos a Estados Unidos. Sentimos mucha empatía hacia los ucranianos que quieren ser libres”, declaró en una audiencia.

    Agregó que se había unido al servicio exterior “sin otro propósito que hacer cumplir los objetivos de nuestra política exterior”.

    “Mi servicio es una expresión de gratitud por todo lo que este país nos dio a mí y a mi familia”, señaló.

    Otro testigo, Gordon Sondland, embajador ante la Unión Europea, describió cómo sus padres le escaparon al holocausto judío, yendo primero a Uruguay para luego radicarse en Seattle.

    “Como tantos inmigrantes, mi familia ansiaba la libertad, estaba hambrienta de oportunidades”, expresó.

    El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, demócrata, dijo después de escuchar la declaración escrita de Hill que su historia sobre cómo cumplió los sueños de su padre le recordó la de Vindman.

    “Las historias de inmigrantes que hemos escuchado en estas audiencias son las más fuertes que he oído jamás”, comentó Schiff el jueves. “Usted y el coronel Vindman y los otros son lo mejor de este país y vinieron por elección propia. Estamos muy agradecidos de que lo hayan hecho. Bienvenidos”.

    Ese origen inmigrante, no obstante, los hizo blanco de críticas. Varios republicanos mencionaron el hecho de que a Vindman, quien se presentó con su uniforme militar, varias veces le ofrecieron ser ministro de defensa de Ucrania. Él informó a sus superiores de esos ofrecimientos y los rechazó prontamente.

    “Supongo que el señor Castor insinúa que usted tiene una doble lealtad, lo cual, desde ya, es una vieja calumnia que hemos escuchado tantas veces en nuestra historia”, dijo el representante demócrata Sean Maloney, aludiendo al abogado de los republicanos Steve Castor.

    El representante demócrata Jim Himes dijo que muchas de las preguntas que les hicieron a estos testigos estuvieron “pensadas con el solo propósito de darles a los medios de prensa de derecha la posibilidad de cuestionar sus lealtades”.

    “Creo que es algo lamentable”, dijo Hill cuando le preguntaron por estas insinuaciones, agregando que las historias de inmigrantes son “la esencia de Estados Unidos”.