Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Trump “no planea” despedir a su vicefiscal Rod Rosenstein

Había rumores de su salida tras supuestamente sugerir “grabar al presidente”.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Investigarán fraudes en procesos de naturalización
    Getty Images
    Rod Rosenstein asiste a la Cumbre de Libertad Religiosa en el Departamento de Justicia el 30 de julio de 2018 en Washington, DC. Rosenstein ha sido citado recientemente por el comité de Libertad de la Cámara de Representantes como un posible objetivo de juicio político por supuestamente no divulgar documentos solicitados por miembros del Congreso. (Foto de Win McNamee / Getty Images)

    El presidente Donald Trump, aseguró este lunes que no planea despedir a su vicefiscal general, Rod Rosenstein, quien supervisa la investigación independiente sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

    Trump se reunió durante 45 minutos con Rosenstein, cuya posible salida del Gobierno se rumoreaba desde el mes pasado, y rebajó las expectativas sobre esa posibilidad.

    "No, no lo tengo planeado", expresó Trump al ser preguntado por un periodista sobre si tenía pensado despedir a Rosenstein, con quien dijo que tiene "una buena relación": "Me llevo muy bien con él", aseguró.

    Rosenstein viajó con Trump a bordo del Air Force One hacia Orlando, Florida, donde el mandatario dio un discurso ante la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP), y para cuando ambos regresaron a Washington, parecían haber limado asperezas.

    "Hemos tenido una charla muy agradable. En realidad nos llevamos muy bien. Muy buena charla", aseguró Trump a los periodistas al regresar a la Casa Blanca.

    "No voy a hacer ningún cambio. Ustedes serían los primeros en saberlo", agregó.

    Rosenstein es el encargado de supervisar al fiscal especial Robert Mueller, que investiga de forma independiente el alcance de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 y si hubo algún tipo de coordinación con miembros de la campaña del ahora presidente.

    Trump afirmó que no quiere "hacer nada" que suponga interferir en la investigación sobre la trama rusa, algo que ocurriría si despidiera a Rosenstein, porque el mandatario necesitaría su permiso para deshacerse de Mueller.

    "Creo que nos tratarán de forma muy justa (en la investigación de Mueller). Todo el mundo entiende que no hay coordinación (con Rusia)", subrayó.

    La reunión llegó más de dos semanas después de que The New York Times señalara que Rosenstein había discutido en 2017 la posibilidad de grabar en secreto al mandatario e incluso había conversado sobre una potencial aplicación de la Enmienda 25 de la Constitución, el mecanismo para deponer a presidentes por incapacidad.

    Rosenstein alegó que estas informaciones no eran en absoluto correctas e incluso solicitó una reunión con Trump esa misma semana para abordar la situación, algo que finalmente no se dio debido a la atareada agenda del presidente.

    Según informaron distintos medios locales durante esa confusa jornada, Rosenstein habría redactado incluso una carta de renuncia de su puesto.

    Los rumores sobre la permanencia de Rosenstein en su cargo son recurrentes desde mayo de 2017, cuando él decidió contratar a Mueller como fiscal especial para la investigación de la trama rusa, una vez que Trump había despedido al director del FBI, James Comey, según el damnificado, por no haberle declarado su "lealtad".