Inmigración

Inmigración

Indocumentados pierden miedo y cada vez más buscan cruzar

Las negativas al ingreso en cruces oficiales y los arrestos subieron un 12% en noviembre

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Investigarán fraudes en procesos de naturalización
    Getty Images
    Agentes de la Patrulla Fronteriza detienen a dos inmigrantes indocumentados cerca de la frontera entre México y McAllen, Texas, el 15 de marzo del 2017.

    El gobierno de Estados Unidos anunció por séptimo mes consecutivo un aumento en el número de personas arrestadas o que se les ha negado la entrada en la frontera con México, lo que echa por tierra muchos de los primeros avances del presidente Donald Trump en el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.

    Las negativas a permitir el ingreso en cruces oficiales y los arrestos en la frontera llegaron a 39,006 en noviembre, 12% más de los 34,855 de octubre y más del doble de los 15,766 registrados en abril. Pero la cifra de noviembre permanece 38% por debajo de los 63,361 de noviembre del 2016, poco antes de que Trump ocupara el puesto.

    La cifra de arrestos en la frontera no deja ver cuántas personas lograron escapar de los agentes, pero se usa mucho para comprender la tendencia de los que intentan entrar al país sin autorización.

    Autoridades federales dijeron la semana pasada que estaban preocupados por el aumento en el número de familias y niños solos que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza pidió cambios a una ley del 2008 que le dio nuevas protecciones a los niños que llegaban al país que no son de Canadá o México, y evita que sean enviados de inmediato a casa.

    Tyler Houlton, vocero del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), dijo que en el último año se ha reducido la inmigración ilegal.

    El aumento desde abril “enfatiza que el Congreso debe tomar acción inmediata para cerrar los resquicios en las leyes de inmigración, financiar el muro, poner fin a los programas de visado obsoletos y ofrecer las herramientas necesarias para que agentes del DHS lleven a cabo su misión”, dijo.

    La cifra de noviembre estuvo muy por debajo del número de quienes intentaron ingresar a Estados Unidos en los últimos meses del gobierno de Barack Obama y el verano del 2014, cuando grandes números de familias y niños de El Salvador, Guatemala y Honduras cruzaron por el sur de Texas. Aun así, fue mayor que cinco meses en 2014 y 2015, y cuatro en 2013.

    Los arrestos efectuados por la Patrulla Fronteriza de personas que viajan en familia sumaron 7,018 en noviembre, 45% por arriba de los 4,839 en octubre. Los arrestos de niños solos llegaron a 4,000, el 26% por arriba de los 3,168 del mes previo.

    Trump hizo de su promesa de construir un “muro hermoso y grande” en la frontera con México uno de los pilares de su campaña presidencial. La semana pasada, el gobierno anunció que los arrestos cayeron a su menor número en 45 años en el año fiscal que concluyó el 30 de septiembre.

    Los demócratas del Congreso han respaldado la solicitud del mandatario de asignar $1,600 millones para construir o reemplazar 74 millas de muro en San Diego y el Valle del Rio Grande de Texas para octubre.