Inmigración

Inmigración

Cámara Baja trabaja en nuevo plan para los dreamers

Los republicanos creen que podrán aprobar un proyecto de ley gracias a su amplia mayoría.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Enérgico festejo de los ingleses por su triunfo sobre la hora
    Getty Images
    Activistas a favor de los inmigrantes indocumentados protestan frente a uno de los edificios del Senado, el 7 de febrero del 2018 en Washington D.C.

    El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cambió de estrategia tras la derrota de su plan migratorio en el Senado y se ha puesto a trabajar con republicanos de la Cámara Baja para aprobar una ley que reduzca la inmigración legal, financie su muro con México y ofrezca una solución a los "dreamers". 

    Trump se recuperó rápido del rechazo que recibió esta semana su iniciativa en el Senado y puso a su fiscal general, Jeff Sessions, a llamar a filas a los republicanos de la Cámara de Representantes, donde aprobar una ley es más fácil que en el Senado porque se necesita solo una mayoría simple.

    En un comunicado publicado la noche del viernes, Sessions pidió a los legisladores "trabajar juntos" para aprobar una ley migratoria que incluya los "cuatro pilares" que Trump exige para que cualquier ley reciba el apoyo de la Casa Blanca y, con la firma del presidente, pueda entrar en vigor.

    Esos "cuatro pilares" incluyen dos ideas que resultan aceptables para buena parte de los legisladores moderados de la oposición demócrata: $25,000 millones para el muro con México, a cambio de una solución para 1.8 millones de indocumentados que llegaron a EEUU de niños, conocidos como "dreamers".

    Son los otros "dos pilares" los que más ampollas han levantado en el debate migratorio porque buscan reducir los niveles de inmigración legal, y para los demócratas y algunos republicanos moderados, eso supone una violación de los principios fundacionales de EEUU como "país de inmigrantes".

    Esos "dos pilares" buscan cancelar la "lotería de visados para la diversidad", que asigna 50,000 permisos de trabajo y residencia al año; e instaurar una selección por méritos para sustituir al actual sistema de reagrupación familiar, conocido por sus detractores como "migración en cadena".

    La iniciativa en la Cámara de Representantes que reúne todas esas características fue impulsada, entre otros, por los republicanos Bob Goodlatte y Raúl Labrador, de origen puertorriqueño.

    Trump ya ha expresado su apoyo a esa propuesta y está presionando a los legisladores republicanos para que voten a su favor en cuanto vuelvan al Congreso, a finales de febrero.

    Será más fácil para Trump aprobar una ley en la Cámara Baja porque los republicanos tienen una mayoría muy holgada; el problema será luego conseguir que esa legislación reciba el respaldo del Senado, donde cualquier propuesta necesita el apoyo de varios legisladores demócratas.

    Esta semana quedó claro que lograr consenso en el Senado no es tarea fácil, puesto que las cuatro propuestas migratorias que estaban bajo consideración fueron rechazadas.

    Paradójicamente, la iniciativa que menos respaldo recibió en el Senado, dominado por los republicanos, fue la que había apoyado Trump: solo 39 de los 100 senadores votaron a favor de esa propuesta, que quedó muy lejos de los 60 votos necesarios para someterla a votación final.

    También rechazó el Senado otro proyecto que había ganado fuerza en los últimos días y que impulsó un grupo bipartidista de senadores, bautizado como "la coalición del sentido común".

    Ese proyecto concedía fondos para el muro, proponía la regularización de 1.8 millones de jóvenes indocumentados e incluía algunas provisiones para satisfacer a los más conservadores, como la prohibición de que los "soñadores" ayuden a sus padres indocumentados a obtener la ciudadanía estadounidense.

    Aunque los legisladores buscaban el consenso, se toparon con el rechazo frontal de Trump, que amenazó con vetar la iniciativa e impedir que se convirtiera en ley si el Congreso la aprobaba.

    Cuando el jueves todas las propuestas fracasaron en el Senado, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, dijo: "creo que es acertado decir que esta semana ha sido decepcionante".

    McConnell había dado a la oposición demócrata la oportunidad de debatir en el Senado durante una semana sobre inmigración, pero el viernes acabó ese plazo.

    Lo que ahora proponen algunos senadores, incluido el republicano John Cornyn, es incluir una provisión sobre los "soñadores" y el muro en el paquete presupuestario que debe aprobar el Senado para evitar otro cierre de la Administración antes del 23 de marzo, cuando expiran los fondos federales.

    Con ese objetivo, el republicano Jeff Flake ya ha comenzado a reunir apoyos para vincular el presupuesto con una iniciativa que busca extender el plan migratorio DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) por tres años, a cambio de fondos para el muro durante el mismo periodo.

    El tiempo se agota para los legisladores porque, por orden de Trump, el 5 de marzo expira el programa DACA, que ahora permite vivir y trabajar en Estados Unidos a 690,000 "soñadores".