Biden se anota Maine y cierra un Supermartes de ensueño, mientras Sanders se apunta California

Todo apunta a que la disputa por la nominación del Partido Demócrata será entre Sanders y Biden.

WASHINGTON - El exvicepresidente Joe Biden volvió a la vida este Supermartes, acumulando victorias en las primarias de al menos siete estados sureños, uno del Centro y dos del Este del país, mientras el senador Bernie Sanders se quedó con California, el premio gordo de la jornada.

Las primarias de Maine fueron las últimas en las que Biden se coronó victorioso, con los resultados confirmados llegando este miércoles por la tarde.

Sanders, por su parte, ganó en California, el estado que más reparte delegados en todo el país con 415, Vermont, Colorado y Utah. Sin embargo, no logró consolidarse en Texas, el segundo estado que más delegados repartía en la jornada.

Bloomberg sorprendió derrotando a Tulsi Gabbard para ganar el pequeño caucus de Samoa Americana, pero decidió la mañana del miércoles retirarse de la contienda tras los decepcionantes resultados en los otros estados.

La senadora Elizabeth Warren no logró ganar ni siquiera las primarias en su estado, Massachusetts, y terminó suspendiendo su campaña el jueves.

Catorce estados participaron de la megavotación de primarias que repartía el 34% de los delegados para lograr la candidatura del partido; el senador progresista Bernie Sanders llegaba a la cita como gran favorito.

La jornada fue crucial y no es para menos: 1,344 delegados estaban en disputa y son un paso clave hacia definir al futuro candidato, que deberá sumar 1,991 delegados del total de 3,979 en juego para alzarse con la nominación demócrata.

Las primarias del Supermartes otorgaron más de un tercio del total de delegados en juego antes de la convención del partido en julio.

Los precandidatos demócratas que siguen en la contienda son el senador Bernie Sanders, el exvicepresidente Joe Biden, y la congresista Tulsi Gabbard.

Los que siguen en la contienda

La atención estuvo concentrada en estados como California, que con sus casi 40 millones de habitantes reparte 415 delegados en el proceso demócrata, y Texas, que otorga 228.

También se votó, bien sea primarias o caucus, en Colorado, Carolina del Norte, Virginia, Alabama, Arkansas, Maine, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y en el territorio de la Samoa estadounidense.

Los votantes republicanos también votaron en todos los estados del Supermartes, excepto Virginia, donde el Partido Republicano estatal canceló sus elecciones primarias para respaldar al presidente Donald Trump.

El único republicano con una campaña seria es el exgobernador de Massachusetts Bill Weld.

NBC News le daba al presidente estadounidense una victoria anticipada en todos los estados con primarias republicanas.

LOS 14 ESTADOS Y LO QUE REPARTE CADA UNO

El Partido Demócrata asigna delegados a nivel de distrito, proporcionalmente en función de la cantidad de votos que recibe un candidato en las primarias o el comité de ese distrito.

CALIFORNIA: 415 DELEGADOS. Cuando las primarias de hace cuatro años llegaron en junio a California, todo el pescado estaba ya vendido. De irrelevante a valiosísima, California es el premio gordo del Supermartes.

TEXAS: 228 DELEGADOS. Biden gana las primarias en esta reina del Sur, según NBC News.

CAROLINA DEL NORTE: 110 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Carolina del Norte, según NBC News.

VIRGINIA: 99 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Virginia, según NBC News.

MASSACHUSETTS: 91 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Massachusetts, según NBC News.

MINNESOTA: 75 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Minnesota, según NBC News.

COLORADO: 67 DELEGADOS. Sanders gana las primarias en Colorado, según NBC News.

Los estados con primarias empezaban la noche del martes a inclinarse por Biden o Sanders.

TENNESSEE: 64 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Tennessee, según NBC News.

ALABAMA: 52 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Alabama, según NBC News.

OKLAHOMA: 37 DELEGADOS. Biden gana las primarias de Oklahoma, según NBC News.

ARKANSAS: 31 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Arkansas, según NBC News.

UTAH: 29 DELEGADOS. Sanders gana las primarias en Utah, según NBC News.

MAINE: 24 DELEGADOS. Biden gana las primarias en Maine, según NBC News.

VERMONT: 16 DELEGADOS. Sanders gana las primarias en Vermont, según NBC News.

Los delegados que acumula cada precandidato

SAMOA AMERICANA: 6 DELEGADOS. Bloomberg gana el caucus de Samoa Americana, según NBC News.

BIDEN REVIVE

Es difícil exagerar la velocidad y la magnitud del repunte de Biden.

Después de las humillaciones de Iowa, New Hampshire y Nevada, muchos demócratas empezaron a buscar una alternativa.

La victoria contundente en Carolina del Sur mejoró sus perspectivas, pero llegó al Supermartes, cuando 14 estados realizaban sus primarias, con pocos fondos y escasa infraestructura.

El exvicepresidente dominó en los estados sureños del país.

Pero la fuerza aparente de Sanders y la debilidad de Bloomberg lanzó a muchos demócratas a los brazos de Biden, quien en 24 horas obtuvo el respaldo de tres antiguos rivales. Con ellos pudo atrapar ese fenómeno esquivo llamado impulso.

La contienda parece estar destinada a una definición estado por estado, basada en sus visiones contrapuestas de lo que deben hacer los demócratas para vencer a Trump en noviembre.

CALIFORNIA SALVARÍA A SANDERS

Todo apuntaba a que el senador izquierdista se quedaría con el premio gordo de las primarias: California, que reparte 415 delegados, más que cualquier otro estado. NBC News no ha confirmado hasta el momento la victoria de Sanders en ese estado.

Sanders ya se llevó el Supermartes las primarias de Vermont, Colorado y Utah. En Texas, donde resultó segundo, supo armar una coalición que incluyó a votantes jóvenes y latinos.

California sería una victoria crucial para Sanders. El senador perdió en varios estados donde su campaña pensó que ganaría, de Minnesota a Massachusetts. La campaña de Sanders apuesta a que, con un electorado dividido, su base acérrima lo lleve a una serie de victorias en todo el país.

El senador Bernie Sanders se pronunció luego de los resultados preliminares en el Supermartes y dijo estar confiado en que "derrotará al presidente más peligroso en la historia de EEUU".

Las flaquezas de esa teoría salieron a la luz el Supermartes

Perdió en Minnesota y Oklahoma, dos estados de mayoría blanca en los que venció a Hillary Clinton en 2016. Esto es un indicio de erosión de la base blanca de sus campañas anteriores. En su propio estado de Vermont, ganó por una diferencia menor a la prevista.

Su situación es similar a la de hace cuatro años: un retador insurgente con una base incondicional contra el favorito del establishment partidario.

Su presencia nacional, la lealtad de su base y su buena recaudación de fondos indican que su posición sigue siendo sólida después de los reveses del Supermartes. Pero tal vez deba cambiar de enfoque en lugar de seguir despotricando contra los líderes del partido cuyos votantes decidirán si es su candidato.

BLOOMBERG SE RETIRA

El exalcalde de Nueva York decidió el miércoles no continuar en la contienda tras sus decepcionantes resultados en las primarias del Supermartes a pesar de que había gastado más de $500 millones en su campaña.

En un comunicado de su oficina de campaña, el multimillonario dijo que ahora apoyaría a Biden.

El exalcalde de Nueva York está gastando millones de dólares para financiar su campaña.

Bloomberg, un multimillonario empresario y exalcalde de Nueva York, gastó sumas sin precedente en la historia de las campañas políticas desde que ingresó a la contienda en noviembre. Destinó millones de dólares a estados como Virginia, Carolina del Norte y Tennessee, donde el exvicepresidente Joe Biden ganó el martes fácilmente gracias a la inercia de su decisiva victoria en Carolina del Sur.

Bloomberg, el noveno hombre más rico del mundo, posee una fortuna neta de $61,000 millones.

El exalcalde de Nueva York acumulaba 18 delegados: cinco del territorio de Samoa estadounidense; uno de Texas, uno de Carolina del Norte; cuatro de Tennessee y siete de Colorado.

WARREN DICE ADIÓS

La senadora Elizabeth Warren no ganó un solo estado el Supermartes y acabó en un humillante tercer puesto en su estado de Massachusetts, algo que influyó fuertemente en su decisión de abandonar la contienda el jueves.

Su campaña, antes ascendente, pasó los últimos meses a estar en trayectoria descendente e incluso quedó última en varios estados.

Los números del Supermartes no favorecían a la senadora.

El martes por la noche hizo su discurso habitual en Michigan como si nada hubiera cambiado, pero la senadora se dio cuenta rápidamente que no podría consolidar el apoyo del ala liberal de su partido.

La salida de Warren se dio un día después de que Bloomberg anunciara su retiro.

EL PREMIO DE LAS PRIMARIAS

El llamado Supermartes siempre ha sido una fecha crucial para consolidar o derrumbar campañas y para aportar claridad al rumbo de las primarias, pero este año ha cobrado todavía más peso por incluir entre los estados que votan a California, el territorio más poblado del país y de fuerte mayoría demócrata.

Junto a California, votaron otros estados importantes por su población y peso en las elecciones generales de noviembre como Texas, Colorado, Carolina del Norte y Virginia; además de Alabama, Arkansas, Maine, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y el territorio de la Samoa Estadounidense.

Los delegados que reparte cada estado

Sanders partía como favorito en las encuestas en al menos ocho de esos estados, incluidos los grandes premios de California y Texas, además de en otros importantes del oeste como Colorado y Utah.

MÁS ALLÁ DEL SUPERMARTES

Dado que los precandidatos deben obtener un mínimo del 15% de los apoyos en cada estado para llevarse algún delegado (es decir, representantes de los votantes que les apoyarán en la convención demócrata), es posible que después del Supermartes alguno más de los cinco aspirantes todavía en liza ponga fin a su campaña.

Precisamente, las pocas perspectivas de arañar delegados que tenía el exalcalde Pete Buttigieg contribuyeron a su decisión de poner fin a su campaña el domingo, un anuncio que llegó por sorpresa y que benefició el martes a Biden.

Hay, básicamente, dos escenarios posibles después del Supermartes: o bien un ascenso imparable de Sanders hacia la candidatura demócrata si logra un triunfo decisivo y logra mantener el impulso en las semanas siguientes, o bien un resultado más repartido entre el senador y el resto de precandidatos.

Con las victorias de Biden, todo apunta hacia lo segundo.

Esa segunda opción podría aumentar las opciones de que ninguno de los aspirantes logre la cifra mágica de 1,991 delegados - del total de 3,979 en juego - que se necesitan para asegurarse la candidatura demócrata, y que se llegue a una "convención rota" en la que el candidato dependa de las luchas internas del partido.

La campaña de Biden confía en una tercera opción en la que él logre emerger como una alternativa contundente a Sanders, pero está por ver si logra el impulso suficiente más allá de Carolina del Sur para lograrlo.

Los votantes hispanos le dan prioridad a temas como el cuidado de la salud.
Contáctanos