california

La Legislatura de California rechaza muchos de los recortes presupuestarios propuestos por Newsom

El presupuesto que aprobaron los legisladores no es el plan de gastos final del estado. El gobernador y los líderes legislativos todavía están negociando cómo solucionar el déficit antes del inicio del nuevo año fiscal el 1 de julio.

Getty Images

SACRAMENTO, California - La Legislatura de California rechazó el jueves muchos de los recortes presupuestarios más difíciles del gobernador Gavin Newsom y, en cambio, optó por acelerar un aumento temporal de impuestos a algunas empresas para ayudar a abordar un déficit estimado de $45,000 millones y al mismo tiempo preservar el gasto en muchos programas de redes de seguridad social.

El presupuesto que aprobaron los legisladores no es el plan de gastos final del estado. Newsom y los líderes legislativos todavía están negociando cómo solucionar el déficit antes del inicio del nuevo año fiscal el 1 de julio. Pero los legisladores tuvieron que aprobar un presupuesto equilibrado antes del sábado o, de lo contrario, perderían sus salarios de seis cifras, una regla que los votantes aprobaron en 2010 para evitar los tipos de estancamientos presupuestarios que habían retrasado las negociaciones en el pasado.

Por eso la votación del jueves no fue realmente una reprimenda pública a Newsom, un demócrata que en su mayor parte ha tenido una buena relación con una Legislatura dominada por miembros de su propio partido. En cambio, la votación resalta las diferencias entre Newsom, un gobernador de segundo mandato que muchos creen que tiene aspiraciones presidenciales, y una legislatura estatal liberal que a menudo está más dispuesta a asumir riesgos.

Si bien la propuesta presupuestaria de Newsom conservó la mayoría de los principales programas de asistencia del estado, incluyó una serie de recortes más pequeños que enojaron a sus aliados demócratas. Propuso dejar de pagar a los cuidadores a domicilio de algunos inmigrantes discapacitados que reciben Medicaid. Quiere eliminar un programa que ayuda a proporcionar vivienda a familias con ingresos inferiores a $13,000 al año. Y sugirió retrasar un aumento de tarifas para las organizaciones que atienden a personas con discapacidad intelectual.

Para rechazar estos recortes, los legisladores necesitaban encontrar más dinero. Lo lograron tomando una de las ideas de Newsom y haciéndola realidad más rápido.

Newsom propuso impedir temporalmente que algunas empresas deduzcan las pérdidas financieras de sus ingresos estatales imponibles, aumentando así su factura de impuestos. Se ha convertido en una forma común de aumentar los ingresos durante los déficits presupuestarios. La Legislatura decidió hacer esto también, pero su plan iniciaría el aumento de impuestos un año antes. Eso generó $5,000 millones adicionales en ingresos en comparación con el plan de Newsom.

Los legisladores también encontraron grandes recortes presupuestarios en otros lugares. Quieren recortar $1,000 millones del presupuesto penitenciario del estado, argumentando que el dinero no es necesario ahora que la población carcelaria es aproximadamente la mitad de lo que era hace dos décadas. Y quieren cancelar un préstamo de $400 millones a PG&E que ayudaría a extender la vida útil de la planta de energía nuclear de Diablo Canyon.

Esos son solo algunos de los desacuerdos que la administración de Newsom y los legisladores deben resolver antes de fin de mes. El jueves, ambas partes indicaron que habían logrado buenos avances. El presidente temporal del Senado, Mike McGuire, dijo que los legisladores podrían votar un acuerdo presupuestario final a finales de la próxima semana.

"Creo firmemente que el presupuesto final que tendremos ante nosotros aquí la próxima semana seguirá el mismo marco que tiene ante este organismo hoy aquí", afirmó.

Una cuestión importante que aún no ha sido abordada por ninguna de las partes es qué hacer con el aumento del salario mínimo para los trabajadores de la salud que está programado para comenzar el 1 de julio. Newsom firmó una ley el año pasado que eventualmente aumentaría el salario mínimo de los trabajadores de la salud a $25 por hora durante la próxima década.

Se espera que esta medida le cueste al estado cientos de millones de dólares en aumentos salariales para algunos trabajadores estatales y mayores pagos en el programa Medicaid, según un análisis del Centro Laboral de la Universidad de California-Berkeley. Newsom ha dicho que quiere retrasar el aumento del salario mínimo, pero hasta ahora no ha podido lograr un acuerdo de la Legislatura estatal.

Los republicanos, que no tienen suficientes números para influir en las decisiones políticas y dicen que quedaron fuera de las negociaciones presupuestarias con los demócratas, criticaron el plan de gasto de la Legislatura como insostenible.

El asambleísta republicano Heath Flora indicó que aumentar los impuestos a las empresas para ayudar a cerrar el déficit sería "un asesino para la economía", y agregó que "nuestros ciudadanos no están aquí para brindar protección contra sobregiros".

"No podemos seguir inventando la mentira de que los aumentos de impuestos son una solución a la mala gestión", afirmó.

El senador estatal demócrata Scott Wiener defendió la propuesta impositiva y señaló que hace apenas siete años el Congreso recortó la tasa del impuesto federal corporativo en un 40%.

"Todo lo que pedimos aquí durante un año presupuestario difícil es ser parte de la solución. Este es un enfoque muy razonable", expresó Wiener.

Contáctanos