“Terrorista” albergaba nociones racistas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    “Terrorista” albergaba nociones racistas
    Telemundo San Antonio
    Larry McQuilliams había servido cerca de siete años de prisión federal por atraco a un banco.

    AUSTIN, Texas – Un hombre de Texas que disparó en contra de edificios del centro de Austin y trató de quemar el Consulado de México antes de ser abatido a tiros por la policía albergaba conceptos extremistas y parecía estar planeando un ataque más amplio contra las iglesias y las instalaciones del gobierno, dijeron funcionarios policiales este lunes.

    Larry McQuilliams tenía múltiples armas, cientos de cartuchos de munición y un mapa de 34 edificios del centro que probablemente eran blancos potenciales en su ataque de la madrugada después del Día Acción de Gracias, dijo el jefe de Policía de Austin Art Acevedo.

    Los investigadores dijeron que McQuilliams no dejó ninguna nota describiendo un motivo específico o por qué eligió sus objetivos. Sin embargo, se encontró, en el interior de su camioneta, una copia de "Los vigilantes de la Cristiandad", un libro de 1990 asociado con el movimiento Identidad Cristiana conocida como Sacerdocio Phineas. La secta tiene creencias religiosas contra la banca, el aborto y un gobierno central fuerte y defiende opiniones antisemitas y racistas. El libro describe al Sacerdocio Phineas como guerrilleros cristianos que vengan a los traidores judeo-cristianos. Dentro del libro había una nota escrita a mano que hacía referencia a McQuilliams como un "sacerdote en la lucha contra el anti-pueblo de Dios", dijo Acevedo.

    Christopher Combs, agente especial del FBI a cargo de la división de San Antonio, la cual incluye a Austin, también señaló que algunas personas que conocían a McQuilliams dijeron a los investigadores que había estado molesto porque no podía encontrar un trabajo y creía que los inmigrantes recibían más servicios y beneficios que él.

    Los investigadores locales y federales dijeron que están seguros de McQuilliams actuó solo.

    "Nadie lo ayudó. No hay una conspiración mayor en absoluto," dijo Combs.

    McQuilliams, de 49 años, comenzó su ataque contra el edificio del consulado y un palacio de justicia federal. El hombre fue asesinado de un disparo en el pecho por un policía mientras disparaba frente a la sede de la policía, dijo Acevedo. McQuilliams disparó cerca de 200 rondas, pero nadie más resultó muerto o herido.

    "El único error que cometió fue que llegó a la estación de policía de Austin y fuimos capaces de derribarlo con bastante rapidez", dijo Acevedo, describiendo a McQuilliams, un criminal condenado, como un "extremista estadounidense criado en el país" y "terrorista".

    McQuilliams había alquilado una furgoneta que estaba estacionada fuera de la estación de policía y estaba cargada con latas de municiones y combustible típicamente utilizadas para acampar. McQuilliams trató de usar fuegos artificiales con los botes para hacer bombas que resultaron ineficaces y utilizarlas en el Consulado de México, provocando un incendio que fue rápidamente extinguido.

    Acevedo dijo que los testigos describieron principalmente a McQuilliams como un solitario, pero ninguno lo vio como una amenaza. Las palabras, “déjame morir”, estaban escritas con marcador en su pecho, dijo Acevedo.

    "Lo que me quita el sueño son estos chicos", dijo Acevedo. "El lobo solitario".

    McQuilliams había servido cerca de siete años de prisión federal por atraco a un banco y fue liberado en el año 2000. Siendo un criminal condenado, no podía poseer legalmente las armas de fuego que utilizó en su ataque. Acevedo dijo que los investigadores todavía están tratando de determinar cómo los consiguió.