Marihuana gourmet popular en México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    5 maneras de hacer divertida la lectura
    Getty Images
    BETHPAGE, NY - AUGUST 30: A closeup view of marijuana on a scale as photographed on August 30, 2014 in Bethpage, New York. (Photo by Bruce Bennett/Getty Images)

    MÉXICO— Algún tiempo atrás la marihuana mexicana tenía el mejor estándar para los fumadores estadounidenses. Pero en un mundo ahora marcado por la legalización de algunos mercados de marihuana, los consumidores están recurriendo a Estados Unidos y Europa para conseguir una mejor yerba.

    En lugar de la famosa Acapulco Gold, los fumadores mexicanos ahora quieren variedades como 'Liberty Haze' o 'Moby Dick', ya sea importando esta marihuana de boutique de gran potencia producida en Estados Unidos o cultivándola en jardines con técnicas perfeccionadas y traídas del extranjero.

    [Tema relacionado: Arreglos florales con cannabis ¿El combo perfecto?]

    Es un mercado pequeño pero creciente donde la marihuana es completamente ilegal, a diferencia de estados como Colorado y Washington que han legalizado su consumo recreativo, y otros donde está disponible para usos terapéuticos.

    Un mensaje de texto llevará a un jíbaro de la Ciudad de México a la casa de un consumidor con un menú de variedades de alta calidad y su pago se hará con una tarjeta de crédito que se deslizará en un lector de un teléfono celular.

    Las tiendas hidropónicas tienen el equipo adecuado para aquellos que quieran cultivar potentes variedades de yerba en cultivos caseros altamente sofisticados. Algunos, incluso, han creado una especie de cooperativas de marihuana para dividir los costos de la electricidad e intercambiar entre ellos sus cosechas.

    "Yo conozco gente: son arquitectos, son administradores, abogados... que se fueron a Estados Unidos o Europa", dijo Antoine Robbe, un francés de 35 años propietario de Hydrocultivos, una de las tiendas que vende insumos de cultivo hidropónico.

    Dicen "guey, ¿por qué no tengo esto en mi país?".

    [Tema relacionado: Reporte: Alcohol más peligroso que la marihuana]

    Hasta ahora la evidencia de que la marihuana estadounidense de alta potencia venga al sur es sólo anecdótica, pero es suficiente para generar preocupación, de acuerdo a Alejandro Mohar, un médico mexicano, miembro de la Junta de Control Internacional de Narcóticos de la ONU.

    En diciembre, un funcionario del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) dijo a la Radio Pública Nacional de Estados Unidos que los carteles mexicanos estaban contrabandeando marihuana de alta calidad de Estados Unidos para venderles a sus clientes ricos, aunque no había indicios de un comercio masivo al sur de la frontera.

    La DEA declinó hacer comentarios a The Associated Press sobre el tema.

    En Ciudad de México, varias personas dicen haber visto bolsas usadas para guardar alimentos congelados, repletas de marihuana y etiquetadas como hierba de uso terapéutico, proveniente de Los Ángeles.

    En México se permite tener hasta cinco gramos de marihuana para uso personal, pero se prohíbe su venta y cultivo. Históricamente, ha habido poca tolerancia social a sus consumidores, pues los 'marihuanos' son estigmatizados como holgazanes y benefactores del mortal narcotráfico.

    Los productores mexicanos dicen que el fenómeno del cultivo casero es ajeno a la guerra contra el narcotráfico que ha hecho daño al país. De hecho, cosechar e intercambiar entre ellos, alegan, evita que se apoyen en los jíbaros y los carteles.

    "No soy un narco, güey. Solo me gusta fumar", dijo Daniel, de 32 años que vive en la popular colonia Roma. Habló bajo condición de que no se mencionara su apellido debido a que su operación casera es "súper ilegal", pese a que es exclusivamente para uso personal.

    La ley mexicana castiga con condenas de hasta 25 años de prisión a quien sea declarado culpable de producir, traficar o vender drogas.

    Los cultivadores caseros dicen estar formando cooperativas para compartir los costos del equipo de jardinería bajo techo y las elevadas facturas de consumo de energía eléctrica, así como para intercambiar productos.