Por qué un vestido casi manda a la cárcel a una actriz

Matan_a_dos_presuntos_ladrones_en_un_negocio_ilicito.jpg

Fiscales egipcios interrogaron a la actriz Rania Youssef durante cuatro horas en torno a acusaciones de obscenidad pública por un vestido revelador que usó para una gala cinematográfica la semana pasada, dijo su abogado.

Youssef se encuentra en libertad tras el interrogatorio del miércoles mientras las autoridades completan su investigación. Su abogado, Shaban Said, dijo que aún enfrenta un juicio el 12 de enero, fecha fijada por la corte.

La queja inicial en su contra fue presentada por un grupo de abogados, pero éstos la retiraron el martes. Muchas demandas se demoran meses o incluso más antes de que haya un dictamen, así que la rápida acción de procesarla dejó al descubierto el deseo de tranquilizar a quienes se sintieron ofendidos. 

El jueves pasado Youssef usó un vestido largo negro, cuya falda traslúcida dejaba ver sus piernas por completo, para la ceremonia de clausura del Festival de Cine de El Cairo.

Imágenes de la actriz con el traje fueron ampliamente difundidas en las redes sociales de Egipto, un país de mayoría musulmana donde las autoridades ostensiblemente seculares a menudo apoyan a los conservadores religiosos. 

La actriz dijo que no tenía el objetivo de ofender a nadie e imploró a sus detractores a creer en sus buenas intenciones.

En una publicación en Facebook de la tarde del sábado, Rania Youssef dijo que juzgó mal cómo la gente reaccionaría al vestido que utilizó para la ceremonia de clausura del Festival Internacional de Cine de El Cairo de este año, que revelaba todas sus piernas a través de una gasa transparente.

“Quiero reiterar mi compromiso a los valores y ética que nos han inculcado en la sociedad egipcia”, dijo Youssef, cuyo comunicado no alcanzó a ser una disculpa.

Emad Hussein, editor del respetado diario independiente Al-Shorouk, dijo que Youssef tenía todo el derecho, en teoría, de usar el vestido que quisiera, pero que su “gran error” fue que “parecía más un traje de baño”.

“Hay una ley que prohíbe ofender al público pero, más importante, hay valores sociales que deben respetarse”, escribió el domingo.

Es caso es el más reciente de la aceptación del conservadurismo religioso por parte de las autoridades laicas en un país mayoritariamente musulmán, en donde el ejército en 2013, entonces liderado por el actual presidente Abdel-Fattah el-Sissi, derrocó a un presidente islámico elegido libremente, pero divisivo.

Contáctanos