Por qué no ducharte o fregar platos en tormentas eléctricas o huracanes