Propuesta podría cambiar el futuro de las rentas