"Meghan y Harry en la playa": más enamorados que nunca