La lluvia no detiene a los trabajadores latinos