Donald Trump en San Diego durante su primera visita a California