Ataque con hacha y violación: ADN lleva a misterioso “ninja”