Mala noticia para activista que vive encerrado en una Embajada