Las mansiones de ricos y famosos no se salvan de las llamas