Inmigrantes mueren asfixiados: hacían turnos para respirar