De cabeza: así se vivió el primer gol de la Copa Mundial