Boris Izaguirre recuerda una violación en nueva novela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Enérgico festejo de los ingleses por su triunfo sobre la hora
    EFE

    MADRID - Boris Izaguirre ha retratado a España y Venezuela en su nueva novela, "Tiempo de tormentas", una "montaña rusa vomitada" en la que ha repasado su vida, desde la relación con su madre hasta una agresión sexual, un violento recuerdo al que ha tenido que volver "de nuevo".

    Izaguirre no ve en "Tiempo de tormentas", editada por Planeta, unas "memorias" de su vida, explicó el lunes en un encuentro con periodistas, aunque recuerda en la obra su periplo vital desde su infancia, el amor, una violación, sus primeras telenovelas o la fama en España con "Crónicas marcianas".

    "No son unas memorias. Creo que es una novela y siempre quise que fuera una novela. Aunque sí que es verdad que los personajes se llaman como mi mamá y como yo, Belén y Boris", reconoce el escritor y panelista del programa de entretenimiento de Telemundo, "Suelta la sopa".

    El "primer impulso" de esta novela, explicó, fue precisamente el fallecimiento en 2014 de su madre, la bailarina Belén Lobo: "Teníamos una relación tremendamente especial. Pienso que mi mamá no soportó bien la idea de darse cuenta de que había nacido en una dictadura y que se iba a morir en otra dictadura en Venezuela".

    Esas fueron las "columnas principales" de la historia que quería contar y por eso consideró que tenía que ser "muy sincero" al relatar cada uno de los años que vivió junto a su madre, llamando a los personajes como ellos dos, "sin disfraces".

    "Y hasta ahí realmente llega lo que podríamos llamar autobiográfico; a partir de estos mimbres se construye claramente una novela que en el fondo es una novela sobre dos países, España y Venezuela", una visión muy actual "del fracaso que ha significado" ese país, relata Izaguirre.

    Ese fracaso, apostilla, "no es una cuestión que esté sucediendo ahora y que se deba directamente responsabilizar a los dirigentes actuales", sino que casi es "contemporáneo" a él: "En estos 50 años de país, ha ido avanzando hacia el precipicio y ahora está suspendido en el precipicio".

    Se trata, añade, de una novela entre dos aguas, como ha vivido él desde que se instaló en España, y en la que Izaguirre también repasa su fama en la Madre Patria, que para él ha sido "como una gran disciplina".

    "Tengo muchos problemas de motricidad, no tengo capacidad de concentración, soy increíblemente disperso. Y claro, la fama para mí ha sido una gran disciplina", apostilló sobre uno de los episodios que más han marcado su vida.

    Porque confiesa que lo más difícil no ha sido tanto revisar algunos momentos muy violentos de su infancia y adolescencia, sino la época de finales de los noventa y principios de este siglo en la televisión.

    Entre esas vivencias "violentas", Izaguirre destaca una violación que sufrió y de la que nunca había hablado públicamente, aunque el personaje de otra de sus obras, "Azul petróleo" agrede "a sus víctimas de esa manera".

    "Es importante atravesar de nuevo este recuerdo. Fue una lección muy tremenda, porque fueron tres personas", explica, Izaguirre, autor de otros títulos como "Villa Diamantes", finalista del Premio Planeta en 2007, o "Y de repente fue ayer" y "Dos monstruos juntos".