Perdidas millonarias por Temblor

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - El sismo que sacudió la ciudad de Napa en el área de la bahía de San Francisco -el más fuerte que haya afectado la zona en 25 años-, causó el traslado de numerosas personas a hospitales, así como incendios, daños a inmuebles históricos y la interrupción del suministro eléctrico a miles de casas y negocios en la región vinícola del norte de California.

    Tras las primeras horas y una actualización de las consecuencias del fuerte movimiento, han aumentado los heridos a más de un centenar. Debido al movimiento telúrico de magnitud 6, las tuberías de agua y gas se rompieron; algunas de las famosas fábricas de vino de la zona registraron daños y habitantes abandonaron sus casas en medio de la oscuridad. Tres personas -dos adultos y un menor- resultaron gravemente lesionados. Los habitantes de la zona afectada, desconcertados y temerosos de que hubiera réplicas no regresaron a sus camas y deambulaban entre la policía y camiones de bomberos por el centro histórico de Napa, donde debido al sismo se cayó un pedazo de tres metros de pared de ladrillos y concreto en la esquina de un antiguo tribunal de condado. Escombros de gran tamaño estaban desperdigados en un prado y una calle frente al inmueble y el hueco resultante permitía la vista al interior de las oficinas. El estudiante universitario Eduardo Rivera, de 20 años, dijo que la casa que comparte con seis parientes se meció con tanta fuerza que no podía levantarse de la cama en su intento para salir del lugar. "Cuando desperté mi mamá estaba gritando, y el ruido del temblor acallaba los gritos de mi mamá", aseguró Rivera. Mientras inspeccionaba los vidrios rotos en la oficina del almacén de su esposo en el centro de Napa, Chris Malloy narró que había llamado a gritos por su nombre a sus dos hijos en la oscuridad mientras el temblor sacudía la casa de la familia. El sismo movió considerablemente muebles pesados de su lugar, dijo. "Temblaba, y yo me arrastraba sobre mis manos y rodillas en la oscuridad buscándolos (a sus hijos)", dijo la mujer de 45 años, que llevaba puestas sandalias. Malloy tenía los pies ensangrentados porque intentó avanzar sobre vidrios rotos. El gobernador Jerry Brown declaró el estado de emergencia para el sur del condado Napa y ordenó a las agencias estatales que respondieran con equipo y personal. El presidente Barack Obama fue informado del sismo, de acuerdo con la Casa Blanca, en tanto que las autoridades federales mantenían la comunicación con los encargados de atender la emergencia a los niveles estatal y local.