Cierre de gobierno causa temor y dudas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La paralización parcial de las operaciones del gobierno federal que comenzó, dejó en la incertidumbre a muchos trabajadores del sistema, que encaran posibles períodos de licencia sin goce de sueldo o demora en los pagos.

    A medianoche venció un plazo para evitar el cierre en medio de las rencillas en el Congreso, dejando a los ciudadanos sin numerosos servicios del gobierno desde préstamos hipotecarios con respaldo federal hasta asistencia alimenticia suplementaria para niños y embarazadas.

    Desde la Estatua de la Libertad en Nueva York hasta el parque Nacional Denali en Alaska, el gobierno estadounidense cerró sus puertas, dejó inactivos a cientos de miles de trabajadores federales y paralizó la mayoría de los servicios no esenciales por primera vez en casi dos décadas.

    El impacto del cierre fue inmediato para algunos y molesto pero mínimo para otros.

    En Colorado, donde una inundación dejó ocho muertos este mes, los fondos de emergencia para reconstruir viviendas y comercios siguieron circulando, aunque las licencias a empleados públicos presumiblemente los demorarán.

    Los soldados de la Guardia Nacional que reconstruyen caminos averiados al parecer serán pagados a tiempo -junto con el resto del personal nacional en servicio activo- gracias a un proyecto de ley aprobado horas antes del cierre. Tampoco se verán afectados los pagos del Seguro Social y seguro Medicare, servicios para veteranos y servicio postal.

    Otras agencias se vieron más afectadas. Casi 3,000 inspectores de seguridad de la Administración Federal de Aviación fueron licenciados sin goce de sueldo al igual que los empleados de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, incluso los investigadores de accidentes.

    Casi toda la NASA cerró, al igual que los parques nacionales.

    Los empleados públicos no verán afectada su paga inmediatamente.

    Pero Marc Cevasco, que trabaja en el Departamento de Asuntos de Veteranos, manifestó su inquietud. "Aun si el cierre es por una semana, representa una cuarta parte del salario mensual. Esto significa mucho para mucha gente", afirmó.

    Una institución enorme como el gobierno federal estadounidense no se paraliza totalmente en poco tiempo. Pero sin saber cuánto durará el estancamiento, aun los programas que no se vean afectados inmediatamente pueden quedarse sin fondos.