Crisis en tramos de la falla de San Andrés

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Tres tramos de una falla tectónica que corre bajo el norte de California están en condiciones de provocar un fuerte terremoto, incluida una sección que está cerca de presas y canales que suministran buena parte del agua al estado, según un estudio geológico.

    Los tres tramos y otro en la región han acumulado tensión suficiente para provocar sismos de magnitud 6.8 o mayor, según el estudio.

    Video: Crisis en tramos de la falla de San Andrés

    Video: Crisis en tramos de la falla de San Andrés
    (Publicado martes 21 de octubre de 2014)

    Los tres tramos incluyen la poco conocida falla de Green Valley, que yace cerca de presas y acueductos al noreste de San Francisco. La falla, a la que hasta ahora los geólogos no le habían prestado mucha atención, corre entre las ciudades de Napa y Fairfield, y acumula tensión suficiente para un terremoto de magnitud 7.1, según investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos y la Universidad Estatal de San Francisco.

    El suministro de agua a la zona de la Bahía de San Francisco, el sur de California y el Central Valley, importante región agrícola, dependen de sistemas hidráulicos que conectan los ríos Sacramento y San Joaquín, señaló James Lienkaemper, el geólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos que fue el autor principal del estudio. Se cree que la falla de Green Valley entró en actividad por última vez en los años 1600.

    Foto generada en computadora por la NASA: Vista de la falla de San Andrés en dirección sureste. A la derecha se aprecia el valle de San Joaquín y al fondo el monte Pinos.

    El estudio muestra que el estado "necesita tomar en cuenta más seriamente" el riesgo sísmico en esa zona, dijo Lienkaemper por teléfono.

    Los cuatro segmentos vulnerables pertenecen al sistema de la falla de San Andrés, la línea divisoria geológica que marca donde la mitad occidental de California se mueve al noroeste y se aleja del resto de Norteamérica a razón de 2 pulgadas por año.

    Los otros tramos que han acumulado suficiente tensión para provocar un temblor de magnitud 6.8 o mayor son las fallas Calaveras y Hayward, en el este de la Bahía de San Francisco, y la falla de Rodgers Creek al norte, concluyeron los científicos en un estudio publicado en el Boletín de la Sociedad Sismológica de Estados Unidos.

    Los geólogos llegaron a sus conclusiones sobre la base parcial de lecturas de datos que los expertos y estudiantes del ramo en la Universidad estatal de San Francisco comenzaron a tomar en 1979 a lo largo de las fallas. Ese rastreo cuenta ahora con lecturas anuales en 80 puntos de 29 tramos de fallas en el norte de California.

    Foto de la falla de San Andrés a la altura de la zona conocida como Carrizo Plain.

    Las lecturas miden el desplazamiento de las fallas, movimientos pequeños que liberan tensión en algunas fallas. Cuando no se detecta movimiento, la falla se considera inmóvil y la tensión aumenta hasta que un sismo la libera.

    Aproximadamente dos terceras partes de las 1,250 millas que componen los cinco mayores tramos de la falla de San Andrés muestran movimiento, concluye el estudio.

    El norte de California fue sacudido el 24 de agosto por su sismo más fuerte en 25 años cuando un terremoto de magnitud 6.0 sacudió a Napa, al norte de San Francisco. Los sismólogos estiman que siete temblores de magnitud 7.3 o mayores han afectado a California desde los años 1800, en su mayoría cuando la población del estado era mucho menor.