México: ¿Ex alcalde mató a rival político?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MÉXICO -- Al momento de su captura José Luis Abarca se veía débil, cansado, y preocupado.

    Y es que no sólo pesa sobre él la acusación de ordenar la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, también está acusado del asesinato del político Arturo Hernández Cardona.

    Video: México: ¿Ex alcalde mató a rival político?

    Video: México: ¿Ex alcalde mató a rival político?
    (Publicado jueves 6 de noviembre de 2014)

    El chofer de Cardona, Nicolás Mendoza Villa, es un presunto testigo del asesinato y declaró que el ex alcalde dijo “me voy a dar el gusto de matarte…luego le dan un escopetazo en la cara y otro en el pecho”.

    La declaración fue echa en julio de 2013, Mendoza asegura que él vio cuando Abarca, todavía siendo alcalde de Iguala, mató a su contrario político a sangre fría. El año pasado la procuraduría dijo no tener elementos en contra de Abarca, hoy la declaración fue aceptada como prueba contra el ex alcalde.

    Por eso, Abarca fue enviado a una prisión de máxima seguridad y no por la desaparición de los 43 jóvenes. A su esposa, María de los Ángeles Pineda, le dictaron un arraigo de 40 días. El presunto asesinato le pesa también a los líderes del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD). A gritos fueron sacados de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional. Los acusan de conocer los antecedentes de Abarca y aún así lo hicieron su candidato. En una conferencia de prensa respondieron que no son asesinos. “Es una perversidad que alguien pueda desprender alguna responsabilidad del PRD”, dijo Jesús Ortega, dirigente del PRD. En una entrevista publicada por el diario “El País", el supuesto testigo dijo que luego del asesinato él logró escapar: "me metí entre los árboles, escuché disparos, pero no paré; creía que me alcanzaban pero no me persiguieron".

    El asegura que ahora vive escondido. Pero luego de la captura de Abarca y su esposa, las protestas no terminaron, se hicieron más grandes. Decenas de miles salieron a exigir la presentación con vida de los 43 normalistas pero los padres creen que el gobierno les dirá que están todos muertos. “Estamos enojados por la respuesta de todos los días” dijo el padre de uno de los desaparecidos, Felipe de Jesús.

    Pero aun así ellos no pierden las esperanzas de que volverán con vida.