Guerra de opiniones por armas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Un juez federal revocó parte de una ley de California que exige un período de espera de 10 días para las personas que compran armas de fuego, al fallar que no se aplica a los que ya tengan armas a su nombre.

    El juez federal de distrito Anthony Ishii, de Fresno, afirmó que los "períodos de espera de 10 días infringen indebidamente la Segunda Enmienda de la Constitución" en el caso de compradores que ya fueron sometidos a una verificación de antecedentes por la compra de otra arma o que tienen un permiso para portar armas de manera oculta.

    Video: Guerra de opiniones por armas

    Video: Guerra de opiniones por armas
    (Publicado viernes 5 de septiembre de 2014)

    "No hay prueba de que un `período de espera', como el que contempla 10 días en dicha ley, evita actos de violencia impulsiva por parte de personas que ya tienen un arma de fuego. Ello no evitará que una persona que ya tenga un arma la use en actos impulsivos de violencia", expresó en el fallo.

    Los californianos que compran un arma por primera vez siguen teniendo que someterse a una verificación de antecedentes y una espera de 10 días, según el fallo de 56 páginas del magistrado, emitido el viernes.

    Ishii demoró seis meses la fecha efectiva de su fallo para dar al estado tiempo para apelar o a la Legislatura para aprobar otras normas. Por ejemplo, sugirió que los legisladores quizás deseen cambiar las leyes estatales para permitir que personal policial demore la entrega de un arma si tienen razón para sospechar que el comprador plena entregar el arma ilegalmente a otra persona.

    Un portavoz del procurador general de California, Nick Pacilio, dijo que las autoridades están revisando el fallo antes de decidir si lo apelan. Pacillo declinó ofrecer más comentarios.

    Dos dueños de armas y dos grupos de defensa de los derechos de dueños de armas, la Fundación Calguns y la Fundación por la Segunda Enmienda, demandaron al estado por el período de espera en 2011.

    Jeff Silvester, uno de los dueños de armas que también demandó en el caso, dijo en un comunicado que el fallo de Ishii "es una gran victoria para los derechos civiles de la Segunda Enmienda y el sentido común".