Hawái: lava de volcán sigue imparable

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    PAHOA (Hawái) - Pelé, la diosa hawaiana de los volcanes, se mueve lenta y persistentemente dejando tras de sí un rastro de lava por la Gran Isla de Hawái. Los habitantes de un pequeño pueblo que estaba en su camino dicen que el magma remodelará la comunidad yarda a yarda mientras sigue su lento camino al océano. "Ella es muy amable, pero imparable. Es lenta y constante", dijo Jamila Dandini, una jubilada que paró en una cafetería junto a la carretera por donde, según prevén los científicos, podría cruzar la lava. La lava que sale de un conducto del volcán Kilauea se ha estado dirigiendo hacia el noreste, de camino al océano, desde junio. El mes pasado, científicos dijeron que el río de magma estaba a dos semanas de alcanzar la principal carretera de Pahoa, una pequeña localidad de unos 950 residentes. La lava frenó su ritmo pero, en gran medida, ha seguido su curso. A última hora del miércoles, estaba a unas 225 yardas de distancia de la carretera Pueblo de Pahoa, dijeron funcionarios de defensa civil del condado de Hawái. Dijo que avanzaba a entre 5 y 10 yardas por hora. Este ritmo lánguido de la colada ha dado tiempo a los residentes para recoger sus pertenencias y evacuar la zona. Pero ha sido una agonía para los que se imaginaban que pudiese cambiar el ritmo y dirigirse hacia sus casas. Y un tiempo estresante para los que intentan averiguar cómo saldrán adelante una vez que la lava bloquee la única carretera de entrada y salida del pueblo. "Es como una tortura lenta. Acelera, se ralentiza", dijo Paul Utes, propietario del Black Rock Cafe. "No es como cualquier otro acontecimiento que viene y va, se supera y puedes seguir adelante".