Paso rápido en LAX por nuevo equipo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - El Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, presentó cuarenta nuevos kioscos que permiten automatizar el control de pasaportes, para minimizar las largas esperas que habitualmente sufre el viajero antes de entrar al país.

    Las máquinas fueron ubicadas en la terminal Tom Bradley, la principal terminal internacional del aeropuerto y donde llegan casi la mitad de los vuelos provenientes del extranjero.

    Las autoridades aseguraron que el uso de estos kioscos, reduce el tiempo que se pasa haciendo fila en un 39 % en el caso de los ciudadanos estadounidenses y en un 18 % para el resto.

    Los kioscos estarán disponibles para viajeros de nacionalidad estadounidense, canadiense así como los 38 países que participan en el programa de visado electrónico (ESTA), entre los que están España y Chile, el único de América Latina.

    Los residentes permanentes en EE.UU. no podrán utilizar estos dispositivos, al menos por el momento, por no ser compatibles con ese documento, según confirmó Todd Hoffman, director de área de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

    Los kioscos funcionan en trece idiomas y sirven para que el viajero gestione por sí mismo el aspecto más administrativo del control de pasaporte, como es el escaneo del documento y la toma de fotografía y huellas dactilares.

    Al finalizar ese proceso, el usuario obtendrá un recibo que tendrá que entregar a un agente migratorio cuya función se limitará a comprobar la identidad de la persona y realizar algunas preguntas.

    "(Este sistema) no pone en riesgo la seguridad", afirmó Hoffman.

    La instalación de kioscos de control de pasaporte comenzó en mayo de 2013 en el Aeropuerto Internacional de Vancouver (Canadá) y desde entonces operan en Atlanta, Austin, Boston, Charlotte, Chicago, Dallas, Detroit, Fort Lauderdale, Houston, Miami, Minneapolis, Montreal, Nueva York (JFK), Newark, Orlando, Filadelfia, Phoenix, Seattle, Tampa y Toronto.

    Cada una de las máquinas ha costado 36,000 dólares y el proyecto en su conjunto ascendió a 2 millones de dólares.

    Así mismo, hay un coste de 1.6 millones de dólares anuales en personal, ya que los kioscos cuentan con un equipo de asistentes para resolver dudas sobre el empleo de los kioscos.

    Se prevé que un ciudadano estadounidense se ahorre 17.5 minutos de espera en el paso fronterizo y un extranjero 11 minutos.

    Los kioscos eliminarán a su vez la necesidad de rellenar el formulario de aduanas.

    Según las estimaciones oficiales, 70 millones de pasajeros pasarán por el LAX en todo 2014, de los cuales 19 millones realizarán viajes internacionales, aunque solo 5 millones estarán en disposición de utilizar los nuevos kioscos.