Divulgan investigación interna de GM

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto/Getty Images

    DETROIT, Michigan - Los ingenieros de las oficinas del Centro Técnico de General Motors en el suburbio de Warren supieron durante años acerca de los defectos en los interruptores de encendido en vehículos compactos. Los responsables de seguridad del mismo complejo también lo sabían. Al igual que los abogados de las oficinas centrales. Esa información circuló en General Motors durante al menos una década hasta febrero pasado, cuando la compañía llamó a retirar 2.6 millones de autos para remplazar los interruptores. Durante ese lapso al menos 13 personas murieron en choques relacionados con ese problema. Por qué ocurrió ese retraso en la solución y quién es el responsable será dado a conocer, cuando el informe del exfiscal Anton Valukas sea hecho público. El informe, costeado por GM con la promesa de que se trata de investigación "honesta" también señalará a qué niveles de la compañía se tenía conocimiento del problema. No se cree que Valukas responsabilice de todo a la directora general Mary Barra. Ella sostiene que desconocía los detalles hasta el 31 de enero pasado. Aunque se cree que Valukas dirá nombres de probables responsables es probable que señale a la estructura burocrática como causante, al menos en parte, del problema. Los interruptores podían salirse de su posición, causar que los autos se apagaran y trabar la dirección asistida. Esto podía provocar dificultades para maniobrar y que los conductores perdieran el control. El Conreso y el Departamento de Justicia investigan el por qué se retrasó tanto el retiro. Es posible que se presenten acusaciones penales.