Obama cierra visita con gran anuncio

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Obama confirmó que su Gobierno creará equipos de élite que se presentarán en cualquier hospital del país.

    LOS ÁNGELES (California) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró monumento nacional parte de las montañas de San Gabriel, un enclave natural en el condado de Los Ángeles, que con esta medida recibirá protección y vigilancia. Obama hizo uso de sus poderes ejecutivos para sacar adelante esta proclamación sin la aprobación del Congreso, donde los planes para proteger el enclave llevaban más de una década encima de la mesa. La medida sirve para proteger 140,000 hectáreas de las 263,000 de este espacio natural que se levanta a los pies de Los Ángeles, que recibe más de 3 millones de visitantes al año y provee al condado con más de un tercio del agua que consume. "No puedo pensar en una forma mejor de honrar nuestro pasado y preservar nuestro futuro que protegiendo las montañas de San Gabriel", afirmó Obama antes de firmar una proclamación al respecto. En un discurso desde la zona que estará protegida, Obama destacó que, según las comunidades que llevan años reclamando esta medida, "éste es el único espacio al aire libre al que tienen acceso muchas familias urbanas" en el área de Los Ángeles. Más de 15 millones de personas viven a 90 minutos de distancia de las montañas de San Gabriel, en zonas donde "especialmente los niños de color no tienen fácil acceso a áreas de recreación", dijo Obama. Este año, la congresista Judy Chu planteó en Washington la designación del paraje como Área de Recreo Nacional (NRA) con el fin de que el Servicio de Parques Nacionales (NPS) tuviera potestad para proteger el lugar, que representa un 70 % de las zonas verdes del condado. Su medida, presentada en junio, fue remitida al subcomité de Regulación Medioambiental y Suelo Público para su consideración y generó controversia a nivel local, al tiempo que es la base de la designación realizada este viernes por Obama. Esta misma semana, grupos de personas contrarias a la proclamación se congregaron ante las oficinas de la congresista Chu para expresar su descontento por considerar que el estatus de monumento nacional supondrá una intromisión federal en la gestión de las montañas. Algunos residentes temen que el acceso al paraje pueda ser restringido en algunas áreas y que se obligue a pagar tasas por su uso. El área protegida quedará limitada a los Bosques Nacionales de Los Ángeles y San Bernardino, y habrá acceso a fondos para preservar la calidad del agua, evitar vertidos y crear áreas recreativas para atraer a más visitantes, según la oficina de la congresista.