Aprueban ley sobre abuso sexual

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Fotos: AP & Getty Images

    LOS ÁNGELES (California) - California se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en adoptar y definir la política “yes means yes” sobre sexo consensuado relacionados a incidentes de agresión sexual en campus universitarios.

    El gobernador Jerry Brown anunció que firmó el proyecto de ley 967, en el que las universidades tendrán que adoptar ciertos requerimientos para investigar reportes de agresión sexual.

    Senadores estatales aprobaron SB 967, de la autoría del senador de Los Ángeles Kevin de León, el mes pasado, en momentos en que universidades y estados de todo el país están bajo presión para cambiar la forma en que atienden presuntos incidentes de violación sexual.

    Víctimas de agresión sexual en instituciones de enseñanza superior y activistas de derechos de la mujer entregaron peticiones a la oficina de Brown urgiéndole a que firmara la ley el 16 de septiembre.

    De León dijo que la nueva legislación cambiará la forma en que los campus universitarios de California previenen e investigan la violencia sexual. Contrario a utilizar la frase “no significa no”, la definición de consentimiento bajo la ley requiere un acuerdo “afirmativo, consciente y voluntario para participar en alguna actividad sexual”.

    “Cada estudiante merece un ambiente de enseñanza seguro y saludable”, dijo De León en un comunicado el domingo en la noche. “California no permitirá a las escuelas desentenderse de los casos de violación. Hemos cambiado la conversación sobre agresión sexual a una de prevención, justicia y reconciliación”.

    La legislación establece que el silencio o la falta de resistencia no constituyen consentimiento y una persona ebria, drogada, inconsciente o dormida no puede dar consentimiento.

    Al igual, legisladores dijeron que el consentimiento puede ser no verbal, y las universidades también han establecido políticas similares en las que se considera como consentimiento asentar con la cabeza o moverse cerca a una persona.