Negro festejo del 20 de nov. en México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: Getty Images

    MÉXICO - Decenas de miles de manifestantes recorrieron las principales calles del centro de la capital mexicana, para protestar por la desaparición de 43 estudiantes de magisterio en el estado sureño de Guerrero, en septiembre.

    Familiares, activistas y estudiantes, en su mayoría vestidos de negro, se concentraron en tres puntos de la capital e hicieron un recorrido aproximado de cuatro kilómetros para reunirse en el Zócalo, la plaza principal del centro de la ciudad.

    Los manifestantes se desplazaron pacíficamente hacia el centro sin vigilancia policial, aunque en las primeras horas del día agentes antimotines y encapuchados se enfrentaron en las cercanías del aeropuerto internacional, en la zona oriente de la capital mexicana. Un agente salió golpeado luego que los jóvenes lanzaron piedras y cocteles molotov y una patrulla fue incendiada.

    "Del gobierno me parece que hay mucha indiferencia... injusto lo que le pasó a los estudiantes", dijo a The Associated Press Mariana Cárdenas, estudiante de mercadotecnia de 26 años.

    La joven estaba acompañada de sus dos hijas, de 4 y 5 años, que portaban banderas mexicanas, en las que los colores rojo y verde fueron substituidos por el negro. En sus manos tenían una pancarta en la que se leía: "¿Y si tu hijo fuera el número 44?".

    "Como mamá yo no me imagino el dolor que están pasando los padres y familia de los estudiantes", expresó Cárdenas.

    El 26 de septiembre policías de la ciudad sureña de Iguala atacaron a estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa que habían llegado a recolectar recursos. Tres murieron y 43 más desaparecieron. Según las investigaciones habrían sido entregados a sicarios del grupo del narcotráfico Guerreros Unidos, algunos de los cuales han declarado que los mataron y quemaron en un basurero de la zona, aunque hasta ahora no se han concluido las pruebas de ADN de los restos localizados.

    En el monumento al Ángel de la Independencia, el principal punto de reunión de protestas y festejos en el país, los manifestantes divididos en grupos cuando salían del lugar realizaban un conteo progresivo del número 1 hasta llegar al 43, recordando a los normalistas desaparecidos.

    "Nosotros no sólo ya nos cansamos, ya estamos hasta la madre de este gobierno", dijo una estudiante de 21 años de edad que afirmó venir de Guerrero y prefirió no dar su nombre por miedo a represalias. "Ya desaparecieron algunos, no quiero ser la siguiente".

    Además de exigir justicia por los desaparecidos, los manifestantes también corearon consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto, quien el jueves señaló que la violencia "es inaceptable" y dijo que si bien el país estaba "dolido", convocó a actuar de manera pacífica.

    "Fuera Peña, fuera Peña" era la frase que se leía en las pancartas y pintas que los manifestantes dejaron en las paredes durante su recorrido al Zócalo.

    Los padres de los estudiantes desaparecidos encabezaron las tres marchas, en una jornada en la que también se han convocado protestas fuera del país.

    En la capital de El Salvador, universitarios vestidos de negro y otras con ropa blanca manchadas de rojo marcharon hacia las inmediaciones de la embajada mexicana para demandar que se conozca el paradero de los jóvenes. En Bolivia estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés protestaron en el recinto portando fotos de los desaparecidos con la leyenda: "Vivos se los llevaron... Vivos los queremos".

    El caso mostró la complicidad entre las autoridades y el narcotráfico, lo que ha estimulado las protestas para exigir justicia pero también para expresar el rechazo al gobierno. Hasta ahora han sido detenidas al menos 76 personas, incluidos el alcalde de Iguala y su esposa, considerados los autores intelectuales de las desapariciones.

    Las movilizaciones del jueves coinciden con el día en que el país conmemora el inicio de la Revolución Mexicana de 1910 y en el que tradicionalmente se realiza un desfile deportivo.

    Sin embargo, el gobierno federal decidió cancelar a última hora el desfile sin precisar los motivos.