Por qué el terremoto en México fue más peligroso que otros