Aprenden a escribir en metro de México

La campaña repasa algunos errores ortográficos comunes y trata de que el lector los interiorice en las paradas de metro.

Aprenden a escribir en metro de México
Crédito: EFE
Por EFE 5 de agosto de 2014

MÉXICO- Millones de personas que a diario utilizan el metro en Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, las tres principales urbes del país, reciben gratis lecciones de ortografía gracias a una campaña lanzada por una empresa que quiere ayudarles a expresarse mejor.
"Cada vez más la gente escribe peor (...). Es una cosa que a nadie le importa", dijo a Efe el empresario Hugo Rafael Camou Rodríguez, presidente de ISA Corporativo, una empresa de publicidad que está muy satisfecha con la campaña que lanzó desde febrero pasado en medios de transporte y se prevé mantener hasta diciembre.
La misma, que lleva de nombre "Escribir bien", planea incidir en cerca de 350 millones de viajeros. Mensajes como "A ver cómo se escribe haber", otros más perentorios como "Tú comiste, no comistes. No se escriben así: reprobastes, escribistes, preguntastes" o las diferencias entre "Él vs. El" son algunos ejemplos de la campaña.
Así se combina el deseo de la empresa de "ser socialmente responsable" con "una necesidad que vemos cada vez más apremiante": ayudar a la gente a que distinga "lo bien y lo mal escrito", señaló Camou.
Un concurso con jóvenes de la Universidad de la Comunicación dio la pauta de la campaña, que repasa algunos errores ortográficos comunes y trata de que el lector los interiorice.
"Empezamos con algo que pensábamos que iba a ser un poquito más corto, pero ha gustado mucho. La gente nos pide más ejemplos. Es muy entretenido verlo, ver la aplicación en alguna frase cotidiana, y la gente, al tenerlo ahí, lo memoriza", apuntó.
Aunque la empresa gestiona espacios publicitarios en aeropuertos y centrales de autobuses, "sentimos que ahí tendría menos impacto y sería menos efectivo, por eso lo hemos llevado a los metros", agregó el empresario.
Cada mes se eligen tres expresiones nuevas y se cambian las anteriores, por lo que hasta ahora se ha trabajado con unas veinte. "No es como una campaña publicitaria de hacer una cosa novedosa cada semana. Más bien queremos que la gente lo recuerde, lo memorice y lo aplique", apuntó Camou.
En las campañas "prevemos siempre porcentajes de vandalismo de un 10 a un 15 %. En esta la que tenemos es mínima, lo que significa que hay un gran interés de la gente para que se conserve eso", señaló.
En principio, la primera etapa de "Escribir bien" está prevista hasta diciembre; después hay un plan para seguir incitando a mejorar las formas de expresión y el uso de la lengua a través de "frases ingeniosas" o "poemas", siempre apostando por más educación y cultura.
Para la directora del Departamento de Letras de la Universidad Iberoamericana (UIA), Gloria Prado Garduño, la campaña es "muy bien intencionada", pero a todas luces insuficiente, porque "la mayoría de los mexicanos tiene una ortografía terrible".
"Me parece muy loable, pero tengo mis dudas. Creo que la gente que va en el metro sí leerá (los mensajes), pero no sé hasta qué punto los pueden aprender o aprehender y corregir" su uso, comentó.
Entre los errores ortográficos más comunes que hay en México menciona mezclar "la s y c" en palabras como "cauce o cause", "confundir la g y la j", omitir la hache y las tildes.
"Casi no escriben acentos o, si los escriben, los ponen mal", aseguró esta especialista, quien celebra que "Escribir bien" se haya lanzado en un medio popular como el metro, que solo en la capital del país transporta cada año a 4,4 millones de personas, y también que trate sobre todo de estimular a los jóvenes.
No obstante, admitió que preferiría ver "una campaña a gran escala en los colegios, desde la primaria, secundaria o preparatoria (...) para dar importancia a la ortografía".
Prado Garduño consideró la tecnología "un factor muy en contra" de la ortografía, pues "se tiende a simplificar palabras, hacer contracciones" y emplear "signos aritméticos", en vez de escribir palabras completas en los dispositivos de comunicación móviles.