Regresa normalidad a escuelas de L.A. tras amenaza

Autoridades señalan que la amenaza tiene relación con mochilas o paquetes abandonados en las escuelas. Aquí detalles de esta escalofriante situación.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Miles de estudiantes regresan a las aulas, mientras que autoridades continúan investigando el origen de la amenaza que resultó ser un engaño. Aquí lo más reciente de esta situación. (Published miércoles 16 de diciembre de 2015)

    LOS ÁNGELES (California) - Las escuelas de Los Ángele recuperaron la normalidad, tras la amenaza que llevó al cierre de más de 900 centros educativos el martes y que finalmente fue considerada "no creíble" por las autoridades.

    Los estudiantes regresaron a las aulas con normalidad después de que los centros de Los Ángeles Unified School District (LAUSD), el mayor sistema de escuelas públicas de California con más de 700,000 estudiantes, permanecieran cerrados el martes por una amenaza que incluía el uso de explosivos y armas de fuego.

    Michelle King, ayudante principal del superintendente de LAUSD, quiso "asegurar a estudiantes, padres, tutores, profesores y otros empleados" que las escuelas "son seguras", según indicó hoy en un comunicado.

    El único problema del que se ha tenido constancia fue la interrupción de las clases durante la mañana por espacio de 20 minutos en el Calabasas High School, por un accidente de tráfico que tuvo lugar en las proximidades, informó el diario Los Angeles Times.

    El presidente de la junta escolar, Steve Zimmer, aseguró en la noche del martes que, tras inspeccionar 1,531 centros educativos en Los Ángeles, la amenaza había dejado de resultar "creíble".

    Zimmer destacó el esfuerzo hecho por la comunidad educativa y la colaboración entre las diferentes fuerzas de seguridad.

    Asimismo, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, comunicó que, tras la investigación realizada por e el Buró Federal de Investigaciones (FBI), la ciudad estaba "segura".

    En un comunicado, el superintendente de LAUDS, Ramón Cortines, reconoció que había sido "un día difícil" por el primer cierre de escuelas de esa institución "en décadas".

    La decisión de cerrar las escuelas se adoptó para garantizar la protección y seguridad, añadió Cortines.

    La amenaza fue recibida también en Nueva York, aunque las autoridades de esa ciudad actuaron de forma diferente y consideraron que el contenido del correo electrónico donde se alertaba de los supuestos ataques era "genérico" y "estrafalario", según el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

    La reacción en Los Ángeles fue "desproporcionada", afirmó el jefe de la Policía de Nueva York, William J. Bratton.

    "No podemos permitirnos aumentar los niveles de miedo. No es una amenaza creíble y no requiere acción alguna", indicó Bratton.

    Su homólogo angelino, Charlie Beck, consideró "irresponsable" criticar la decisión tomada en Los Ángeles.

    "Es fácil criticar cuando no tienes que vivir con las consecuencias de esa decisión", manifestó Beck.

    La decisión del cierre escolar se produjo después del atentado cometido el pasado 2 de diciembre en la cercana localidad de San Bernardino por dos supuestos simpatizantes del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que dejó 14 muertos y más de 20 heridos.