Chargers confirman que no se mudan a Los Ángeles

El equipo decide quedarse por ahora en San Diego como parte de su estrategia para obtener un nuevo estadio. Aquí lo más reciente al respecto.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El equipo decide quedarse por ahora en San Diego como parte de su estrategia para obtener un nuevo estadio. Aquí lo más reciente al respecto. (Published viernes 29 de enero de 2016)

    LOS ÁNGELES (California) - El presidente de los Chargers, Dean Spanos, informó el viernes que el equipo seguirá jugando en San Diego durante 2016, y prometió trabajar con políticos y empresarios en busca de resolver una larga y agria disputa sobre la construcción de un nuevo estadio en la ciudad.

    La página de internet del equipo difundió un comunicado de Spanos poco después de que el diario Union-Tribune informó que los Chargers habían llegado a un principio de acuerdo para unirse a los Rams en Los Ángeles. En Inglewood, un suburbio angelino, está prevista la inauguración de un estadio para 2019.

    Asimismo, la declaración surgió después de que Spanos invitó al alcalde Kevin Faulconer y al supervisor del condado Ron Roberts para que acudieran a una reunión vespertina en casa del ejecutivo del equipo en La Jolla.

    "Estoy comprometido con analizar esto desde una perspectiva fresca y contemplando las posibilidades", dijo Spanos en el comunicado.

    El anuncio aliviaría al menos temporalmente a los fanáticos del equipo, quienes temían que los Chargers abandonaran la ciudad donde han jugado 55 temporadas y se mudaran a Los Ángeles desde la próxima campaña.

    Spanos confió en que los Chargers sigan en San Diego "a largo plazo en un nuevo estadio".

    "Me he reunido con el alcalde Faulconer y con el supervisor Roberts, y estoy ansioso por trabajar cerca de ellos y de la comunidad empresarial para resolver el dilema relacionado con nuestro estadio", dijo Spanos. "Tenemos una opción y un acuerdo con los Rams de Los Ángeles para marcharnos a Inglewood el año próximo, pero mi objetivo está en San Diego.

    "Esta ha sido nuestra casa durante 55 años, y quiero mantener el equipo aquí, y proporcionar la experiencia de un estadio de clase mundial, como el que se merecen. Todos, en ambos lados de la mesa de negociaciones en San Diego, debemos determinar ahora los mejores pasos a futuro y cómo emplear los recursos adicionales proporcionados por la NFL".

    Las declaraciones de Spanos llegan más de dos semanas después de que los dueños de los equipos de la NFL votaron para aprobar el plan del propietario de los Rams, Stan Kroenke, para construir un estadio en Inglewood, cerca de Los Ángeles. Una propuesta rival, de Spanos y del dueño de los Raiders de Oakland Mark Davis, contemplaba edificar un estadio en Carson, pero fue derrotada.

    Aunque los dueños dieron a Spanos la opción de mudarse a Los Ángeles, la liga informó que los Chargers y los Raiders recibirían 100 millones de dólares adicionales de la NFL si lograban un acuerdo para construir un nuevo estadio en sus sedes actuales. Ese dinero se sumaría a un préstamo de 200 millones de la liga, disponible para ambos equipos.

    "Apoyamos la decisión de Dean Spanos para continuar sus esfuerzos en San Diego y trabajar con los líderes locales para desarrollar una solución con un estadio permanente", dijo el comisionado de la NFL, Roger Goodell, en un comunicado. "Los dueños de la NFL han comprometido 300 millones de dólares para ayudar en el costo de construir un nuevo estadio en San Diego. Yo he prometido el apoyo pleno de la liga para ayudar a que Dean alcance esta meta".