Lluvia no debe frenar lucha contra sequía

Autoridades piden a la comunidad no confiarse pues aun con la caída de lluvia sigue vigente el problema de la falta de agua en California. Aquí la información.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    LOS ÁNGELES (California) - Los habitantes de California no deben abandonar sus esfuerzos por ahorrar agua a pesar de los torrenciales aguaceros que se avecinan debido al fenómeno climático de El Niño, dijeron las autoridades.

    La lluvia y la nieve son bienvenidas después de la sequía que ha asolado durante cuatro años al estado, a pesar de que podrían causar inundaciones y aludes.

    Sin embargo, incluso un invierno sumamente lluvioso no será suficiente para contrarrestar los efectos de la sequía.

    El poderoso sistema de El Niño - un patrón de calentamiento que arrastra grandes cantidades de agua desde el océano Pacífico y que causa precipitaciones en América del Norte además de afectar el clima mundial- causará un tiempo inusual durante meses en todo el país, de acuerdo con los pronósticos.

    Hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia podrían caer en los próximos 16 días en el norte de California, donde según las previsiones la nieve alcanzará 60 centímetros (dos pies) en los puntos más altos de la Sierra Nevada, dijo el experto Johnny Powell, del Servicio Nacional de Meteorología.

    En el sur de California, entre cinco y nueve centímetros (entre dos y 3,5 pulgadas) de lluvia caerán en las zonas costeras y los valles, y 12,5 centímetros (cinco pulgadas) en las montañas.

    Las inundaciones y las corrientes de lodo y escombros han suscitado preocupación en diversos lugares en el estado, en especial en las zonas donde ha habido incendios forestales.

    Un desprendimiento de rocas en la carretera que cruza el cañón Malibu dañó el martes cuatro vehículos y paralizó una transitada ruta que conduce hasta las empinadas montañas de Santa Mónica, en tanto que la policía de Los Angeles retiraba a gente desamparada de los lechos de los ríos.

    Las tormentas deberían traer lluvia y nieve a un estado muy reseco, pero las autoridades hidráulicas sólo podrán calcular la cantidad de agua que dejará el derretimiento de nieve el primero de abril, cuando el manto alcanza su mayor grosor.

    "La madre naturaleza encuentra la manera de sorprendernos o decepcionarnos", dijo el portavoz del Departamento de Recursos Hídricos, Doug Carlson, al explicar por qué debe continuar el ahorro de agua durante lo que parece ser un invierno lluvioso.

    Los californianos redujeron en noviembre último 20% su consumo de líquido en comparación con noviembre de 2013, antes de que el gobernador Jerry Brown declarara la emergencia hídrica en el estado, anunció el martes la Junta de Control de Recursos Hídricos.

    Sin embargo, la cifra de ahorro es menor al 25% fijado por Brown para un segundo mes consecutivo.