Relacionan el cáncer con carnes procesadas

Relacionan el cáncer con carnes procesadas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: AP

    LOS ÁNGELES (California) - El tocino, los hot dogs y las carnes frías están en la hoguera: La Organización Mundial de la Salud apoyó totalmente las advertencias hechas durante años por los expertos y declaró que el consumo de carnes procesadas aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de colon y de estómago, y afirmó que las carnes rojas probablemente también son dañinas.

    Los productores de carne se pusieron furiosos, los vegetarianos se sienten reivindicados y los expertos en cáncer han acogido el pronunciamiento más integral hecho a la fecha sobre la relación entre el cáncer y la ingesta de carne.

    La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, de la OMS, analizó décadas de investigaciones y por primera vez colocó a las carnes procesadas en la misma categoría peligrosa que fumar y el asbesto.

    Eso no significa que el salami sea tan perjudicial como los cigarrillos, solamente que existe una relación confirmada entre el consumo y el cáncer. Y aun así, el riesgo es pequeño.

    Video: Señalan relación entre cáncer y carnes procesadas

    Video: Señalan relación entre cáncer y carnes procesadas
    Tremenda polémica desató un reporte de la Organización Mundial de la Salud, pues relaciona el cáncer de colon y de estómago, con el consumo de alimentos como las hamburguesas y los hot dogs. Aquí detalles de la controversia. (Publicado lunes 26 de octubre de 2015)

    Los resultados no causaron gran conmoción en Estados Unidos, donde muchos padres han expresado preocupación por las sustancias químicas agregadas a las carnes procesadas, y donde la Sociedad Americana para el Cáncer ha advertido desde hace mucho tiempo contra el consumo excesivo de bistec y carnes frías.

    Sin embargo, las conclusiones de la agencia de la ONU podrían alterar las actitudes de salud pública en otras latitudes, como en los países europeos, donde las salchichas son un encanto al paladar y el jamón ahumado, un manjar nacional.

    Además, podrían perjudicar a la industria cárnica de Estados Unidos, que rechaza enérgicamente que se vincule el consumo de sus productos con el cáncer y alega que esa enfermedad implica varios factores ambientales y de estilo de vida.

    Aunque las tasas de cáncer de colon en Estados Unidos han declinado, es el segundo tipo de cáncer que más afecta a las mujeres en el mundo y el tercero entre los hombres, según la OMS.

    Un grupo de 22 científicos de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer evaluó más de 800 estudios de varios continentes sobre la relación del consumo de carne con el cáncer.

    En los estudios fueron examinados más de una decena de tipos de cáncer en poblaciones con diversas dietas en los últimos 20 años.

    Sobre la base de ese análisis, la agencia clasificó las carnes procesadas como "carcinógenas para los seres humanos" y destacó la relación que su consumo tenía en particular con el cáncer de colon.

    Según la agencia, la carne roja contiene algunos nutrientes importantes, sin embargo la señaló como "posiblemente carcinógena" y la relacionó con cáncer de colon, próstata y páncreas.

    La agencia se abstuvo de emitir recomendaciones alimentarias específicas y afirmó que carecía de suficiente información para definir la cantidad que hay que consumir de carne procesada para que comerla sea muy peligroso. Sin embargo, señaló que el riesgo aumenta con la cantidad ingerida.