Junípero Serra fue vital para desarrollo de L.A.

Junípero Serra fue vital para fundación de L.A.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ANGELES (California) - Hace casi dos siglos y medio, 44 mestizos, mulatos y otros hispanohablantes provenientes de México llegaron a la Misión San Gabriel como parte de la expansión colonizadora de la corona española. Tras descansar de su largo viaje, las once familias cruzaron un río con todas sus pertenencias y fundaron lo que hoy es la ciudad de Los Ángeles.

    El miércoles, el papa Francisco canoniza a Junípero Serra, fundador de nueve de las 21 misiones en California, incluyendo la de San Gabriel, que fue vital en el nacimiento de la segunda ciudad más importante del país.

    Serra es considerado uno de los padres fundadores del estado de California por haber establecido las bases para la colonización de la región a través de las misiones. Los expertos, sin embargo, están divididos sobre cuánto crédito merece por la fundación del pueblo Nuestra Señora Reina de Los Ángeles de Porciuncula, conocido hoy como Los Ángeles.

    La ciudad fue fundada el 4 de septiembre de 1781, diez años después que la Misión San Gabriel, que se encuentra a unas 10 millas del centro angelino, en la ciudad de San Gabriel.

    Francisco canonizará a Junipero Serra en Washington

    Francisco canonizará a Junipero Serra en Washington
    En medio de polémicas, esta será la primera canonización que se realizará en suelo estadounidense. (Publicado miércoles 23 de septiembre de 2015)

    Si bien la misión se fundó bajo su liderazgo y abasteció a Los Ángeles durante muchos años, la fundación del segundo pueblo en California (el primero fue San José) fue una decisión del rey Carlos III, según historiadores.

    Charles Coulombe, miembro de la junta de la Fundación Reina de Ángeles, que promueve la herencia católica de la ciudad, dice que el misionero merece un poco de crédito porque sin la misión, "el pueblo la hubiera pasado muy mal".

    "Aunque él no estuvo involucrado directamente en la fundación, ciertamente sí lo estuvo después y se aseguró de que sobreviviera", dijo el representante de la organización, que anualmente conmemora el nacimiento de la ciudad con una procesión que emula el recorrido de los primeros colonizadores, conocidos como Los Pobladores.

    El historiador del museo de la Misión San Gabriel John Macías, sin embargo, dice que Serra no estuvo involucrado en la fundación de Los Ángeles y que ni siquiera vio la misión terminada.

    "Uno tiende a relacionar a Serra con estos eventos cuando en realidad él no necesariamente estuvo involucrado", dijo Macías.

    La misión fue refugio espiritual y centro de suministro de alimentos y otras necesidades para los colonos. De hecho, es considera la cuna de la Arquidiócesis de Los Ángeles.

    "La misión fue totalmente esencial. Si los colonos no hubieran tenido a la misión, adonde llegaron a descansar y recuperarse, y luego como fuente de constante ayuda, el pueblo no hubiera podido existir", agregó Coulombe.

    Para el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti, lo más fascinante sobre el nacimiento de la ciudad es la diversidad racial de los primeros colonos, españoles, criollos, indígenas e incluso asiáticos que no llegaron a ser parte del grupo fundador.

    "Mucha gente cree que nuestra diversidad surgió en la última mitad del siglo, cuando en realidad fue una semilla que floreció y se convirtió en lo que hoy llamamos Los Ángeles", dijo el alcalde. "El hecho de que gente de origen asiático, europeo, africano e hispano, que todos fueran parte de ese viaje inicial es una las historias más profundas y relevantes que pueda tener una ciudad, especialmente porque ahora puedes ver esto en los rostros de la gente de Los Ángeles, la ciudad más diversa del mundo".

    Francisco llegó el martes a Estados Unidos en una visita de seis días y el miércoles canonizaba a Serra en Washington. Se espera que durante su visita el papa hable sobre libertades religiosas y la inmigración.

    Indígenas estadounidenses han protestado la canonización de Serra, a quien consideran uno de los principales responsables de la desaparición de los pueblos americanos originarios.

    La primera misión la estableció en San Diego en 1769. Durante las décadas siguientes, enfermedades traídas por los europeos arrasaron con las poblaciones nativas. A los indígenas que se convertían al catolicismo, muchas veces solo para tener acceso a alimento y vivienda, no se les permitía salir de las misiones y se les castigaba con azotes y cadenas.

    Serra murió en 1784 en la Misión Carmel, en la ciudad de Carmel, en el norte de California.