Gobernador de CA decidirá futuro de sicario mexicano

René “Boxer” Enrique consiguió que le otorgaran la libertad condicional pero debe esperar el visto bueno de Jerry Brown. Aquí lo más reciente de este caso.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    LOS ÁNGELES (California) - René "Boxer" Enríquez, un asesino de la mafia mexicana que ha colaborado con las autoridades durante la última década, consiguió que le otorgaran la libertad condicional en EE.UU., aunque debe esperar el visto bueno del gobernador de California, Jerry Brown, quien ya se negó hace un año.

    Según publica el diario Los Angeles Times, Enríquez compareció durante tres horas ante una comisión y expuso su caso para obtener la libertad condicional, insistiendo en que había cambiado, que había dejado de consumir drogas y que había completado varios cursos de autoayuda.

    Recordó, principalmente, su relación extraordinariamente estrecha con la Policía, una colaboración que comenzó hace más diez años, cuando aceptó desvelar el funcionamiento y la composición de la banda criminal a la que pertenecía.

    Desde entonces, Enríquez ha proporcionado testimonio para la solución de varios casos, ha colaborado en la redacción de libros y ha grabado vídeos de entrenamiento para la Policía.

    Incluso ha impartido cursos para alumnos universitarios a través de Skype y ha dado conferencias para las autoridades, relata la publicación.

    Durante la comparecencia de hoy, el hijo mayor de una de sus víctimas de asesinato rogó a la comisión que Enríquez permaneciera entre rejas.

    "Creo que todo el mundo es capaz de cambiar", indicó el hombre, "pero no puedes pasar de ser un demonio a un ángel".

    Sin embargo, la decisión se tomó después de 30 minutos de deliberación y el panel, formado por dos comisionados, explicaron que los crímenes de Enríquez fueron "horribles" pero creían que realmente había cambiado tras abandonar la banda criminal de la que formaba parte.

    Citaron las clases de rehabilitación a las que ha asistido, sus planes de futuro y el apoyo condicional de las autoridades a las que ha ayudado en este tiempo.

    Además, recalcaron que Enríquez, que lleva más de dos décadas encarcelado, había enmendado las preocupaciones que mencionó el gobernador Brown el año pasado al revocar su libertad condicional.

    "El señor Enríquez presenta una comprensión más profunda de cómo llegó a perpetuar tantos crímenes extremadamente violentos", indicó Brown en febrero de 2015. "Me parece que las evidencias muestran que actualmente plantea un peligro excesivo para la sociedad en caso de ser liberado", agregó.

    Esta es la segunda vez desde septiembre de 2014 que una comisión estatal establece que Enríquez -que cumple una cadena perpetua por un doble asesinato- no supone un riesgo para la sociedad.

    Tras la decisión de de la comisión, el gobernador Jerry Brown volverá a tener la última palabra sobre la libertad condicional de Enríquez.