El surrealismo de Dalí se apodera de Beverly Hills

Una muestra de esculturas del artista español Salvador Dalí se exhibe en plena calle para deleite de residentes y turistas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    LOS ÁNGELES (California) - La magia del genio español Salvador Dalí inunda las glamurosas calles de Beverly Hills gracias a la exposición "Dalí Exhibit at Two Rodeo Drive", compuesta por 12 de las esculturas más icónicas del célebre artista, la primera muestra al aire libre de este estilo que acoge Estados Unidos.

    La colección, abierta al público en pleno Rodeo Drive, una de las zonas más turísticas de Los Ángeles (California), estará disponible hasta el 23 de septiembre.

    La componen 12 piezas en tres dimensiones prestadas por el Instituto Stratton, propietario de la mayor colección de obras del artista, hechas de bronce y con una altura de entre 1 y 3,6 metros, que ponen de relieve el surrealismo y la "imaginación salvaje" del creador catalán (1904-1989).

    Las esculturas monumentales y de museo en exhibición son: "La persistencia de la memoria", "San Jorge y el dragón", "El unicornio", "Mujer en llamas", "Danza del Tiempo I", "Danza del tiempo II", "Caballo montado por el tiempo", "Ángel triunfante", "Elefante triunfante", "El caracol y el ángel", "El piano surrealista" y "El guerrero surrealista".

    "Algunas han estado previamente en museos y en varias capitales del mundo, pero queríamos organizar algo de talla mundial. Ha sido un proceso con mucha gente involucrada", indicó a Efe Bill Wiley, director del complejo Two Rodeo Drive, donde se sitúa la exposición.

    "Parece sencillo tener las esculturas en esta zona, pero ha requerido una tarea muy concienzuda. Queríamos traer arte a Vía Rodeo para atraer al público y conseguir que el área fuera más interesante. Contactamos con museos para obtener algunas piezas, pero no tuvimos mucho éxito", sostuvo Wiley.

    Ahí entró en juego Michael Schwartz, propietario de la preeminente Galerie Michael, quien, a través de sus socios, contactó con el Instituto Stratton, con sede en Suiza, para llegar a un acuerdo sobre la muestra.

    "Se enviaron desde Génova y se transportaron en avión hasta Virginia. De ahí, cruzaron el país en tren durante 10 días hasta llegar al puerto de Los Ángeles, donde pasaron la aduana. Creo que ha merecido la pena y que es una gran oportunidad para la filantropía y para el interés público", valoró Wiley.

    Durante el transcurso de la exposición, Galerie Michael ofrecerá recorridos gratis durante los fines de semana para aquellos interesados en la muestra.

    "La idea principal es tener arte privado hecho arte público", afirmó Richard Rice, director de ventas internacionales de Galerie Michael.

    "Alguien que podría no acudir nunca a un museo puede disfrutar de esta exposición sin pagar nada, simplemente por venir a Beverly Hills, y, de paso, educarse sobre la figura de Dalí. De ahí los 'tours' gratis", señaló.

    Pero la clave del entramado es que los bolsillos más pudientes podrán adquirir las esculturas, no a través de subasta, sino con precios previamente establecidos que oscilan entre los 400.000 y los dos millones de dólares.

    "Parte del ímpetu de esta iniciativa es nuestra habilidad para situar estas piezas entre coleccionistas, instituciones y, tal vez, hasta museos", apuntó Rice, que espera así recuperar la "cuantiosa" inversión y obtener ciertos beneficios.

    Además, las donaciones obtenidas en los "tours" así como un porcentaje de las ventas de las esculturas se destinarán a Operation Smile, una organización sin fines de lucro dedicada a mejorar las vidas de niños en países en vías de desarrollo afectados por fisuras labiales, palatinas y otras deformidades faciales.

    Rice espera que alguna de estas piezas forme parte en el futuro de algún gran edificio de Los Ángeles, ya que los grandes complejos en California están obligados a desembolsar parte de su presupuesto en arte público.

    "¿Quién no querría tener en su propiedad la obra de uno de los grandes genios del siglo XX?", declaró Rice.

    Wiley, por su parte, desea que esta iniciativa se repita de forma continuada ofreciendo al público muestras "de similar interés".

    "Esperemos -agregó- que esto sea el comienzo en ese sentido".