Analizan aspectos de masacre en San Bernardino

Familiares de las personas que murieron en la masacre de San Bernardino se unieron para recordar a sus seres queridos, a la vez que autoridades siguen investigando este caso que ha estremecido a la nación. Aquí lo más reciente al respecto.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Autoridades del orden y escolares se reúnen con vecinos y padres de estudiantes, para determinar pasos a seguir ante los efectos devastadores del ataque en el que murieron 14 personas. Aquí detalles al respecto. (Publicado miércoles 16 de diciembre de 2015)

    LOS ÁNGELES (California) - La pareja que mató a 14 personas e hirió a otras 21 a inicios de mes en San Bernardino, California, se comunicó en privado sobre la yihad y el martirio antes de casarse, pero no hay evidencia que sugiera que hayan revelado esas ideas de manera pública en redes sociales, dijo el director del FBI el miércoles.

    "Por nuestra investigación podemos ver que a finales de 2013, antes que se conocieran en persona y se comprometieran y luego viajaran a Estados Unidos, se comunicaban vía internet, mostrando señales en sus conversaciones sobre su compromiso mutuo con la yihad y el sacrificio", indicó James Comey luego de una conferencia en Nueva York en que participaron el departamento de policía de la ciudad y el sector privado.

    Comey agregó que esos mensajes entre Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik fueron directos y privados.

    "Hasta ahora, en esta investigación no hemos encontrado evidencia de que colocaran mensajes en redes sociales en ese momento que reflejaran su compromiso con la yihad y el martirio", señaló en referencia a los reportes de prensa que sugerían que Malik había divulgado en redes sociales su afiliación a la yihad y que las revisiones de antecedentes no habían detectado esos comentarios.

    Comey también afirmó que el ataque del 16 de julio a dos instalaciones de Chattanooga, en que murieron cinco soldados estadounidenses, fue "inspirado y motivado por propaganda terrorista extranjera". El FBI había titubeado con anterioridad sobre utilizar la palabra terrorismo para referirse al atentado.

    Comey dijo que entiende el nerviosismo de los estadounidenses pero que deberían tratar de canalizar tal conciencia en la vigilancia y no en el pánico. Añadió que la amenaza del grupo Estado Islámico no ha cambiado, pero que es completamente distinta a la manera en que operaban las células terroristas al momento de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

    "El grupo al-Qaida que vivieron sus padres es un modelo muy distinto y era una amenaza completamente diferente a lo que enfrentamos hoy", aseguró.

    El mensaje es mucho más sencillo de recibir en la actualidad, subrayó. Los operativos del grupo Estado Islámico se divulgan por redes sociales, y quieren que sus seguidores se unan en combate en la frontera de Siria e Irak o que asesinen en los lugares en los que están. Utilizan programas de mensajes encriptados a los que nadie tiene acceso, ni siquiera las empresas que los fabrican.